Tu cara borrada

Etiquetas

, , , , ,

Todo ha cambiando y no hay nada de aquello que vivimos, recuerdo bien esos años en que éramos niños y jugábamos en el patio, fuiste mi primerísimo amor, aunque éramos tan pequeños que quizás es ridículo pensar que eso era amor, lo que sí tengo por seguro es que es el mismo sentimiento que el resto de la vida me acompañó cuando alguien me gustó. También fue la primera vez que sentí el abandono, apartado de tu lado, no pudiendo verte cuando quería, hubo un enfriamiento en nuestra amistad que nunca entendí porqué sucedió, quizás tu madre te prohibió verme, quizás fue tu padre quién no veía con buenos ojos que me pasase todo el tiempo en vuestro patio, era el único niño entre todas las niñas, pero de pronto todo dejo de ser como era, ya no había juegos comunes, ya la puerta de tu casa quedó cerrada y no podía franquearla ni andar por ese pasillo estrecho y angosto que finalmente se abría para acoger nuestros entretenimientos, ya no podía jugar a médicos ni tenderos ni ser el hombre en esos juegos, todo se viene abajo cuando uno queda desconsolado y al margen de todo lo vivido durante un tiempo, sobre todo durante un largo verano que acabado nos dejó separados. Se terminó ese tiempo de relajación y calor y vacaciones y asueto desenfrenado y lánguido estío, llegaron las tardes de finales de agosto con sus tormentas de verano, cambiante tiempo que nos augura la finalización de la felicidad, vagando por delante de tu puerta ya siempre sellada, ese portón de chapa y cinc me obligaba a estar allí cerca al acecho por si se abría y llegaba tu llamada, jugaba allí con otros chicos a otros juegos que no me interesaban pero como excusa para poder estar atento a cualquier resquicio que dejase ver el patio entreabierto, y el patio no lo volví a pisar, los pocos momentos que seguimos compartiendo ya no serían allí, fueron frugales momento en otros lugares, alejados de aquel jardín solado, algún encuentro fue en el cercano descampado, y te cambiaste de barrio y ya todo se desvaneció por completo ya no era sólo una puerta lo que nos separaba, era distancia insalvable y se perdió tu rastro, ya nada siguió existiendo, tu figura ya nunca fue y caprichoso el tiempo me ha borrado tu rostro del recuerdo, y casi tu nombre, que me ha costado recordar, tengo nítidos los sitios y los sentimientos y los momentos, pero tu cara quedó disipada por la ausencia durante todo este lapso y no la puedo ver y me esfuerzo y solo vislumbro el color de la tez, morena, el pelo largo, pero la faz queda velada y me pone triste no poder ver lo que tanto aprecié y con quién mi infancia disfruté y no recordar como era tu sonrisa y no ver tu rostro de ayer que me impide saber cómo será tu rostro de hoy o al menos poder imaginar cómo será tu cara actual, y si la vida nos cruza los destinos no sabré que eres tú.

 

 

 

.     *Lo tan lejano se nos borra y queda quebrado el recuerdo, parcializado, con nitidez y a la vez velado. Efecto Mariposa nos ayuda a recordar lo pasado y su poso.

1994”                                                “Melancolía

 

.     **NA: Publicado originalmente el 6 de Febrero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

Volver a empezar

Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Allá, lejos de la multitud, sumidos en el desamparo, en la isla salvaje, despojados de la civilización, nos unimos como nadie, todo estaba en contra de nosotros pero nos hicimos fuertes y luchamos por querernos, pero aquello pasó y hoy he decidido que ya no más, la rutina asesina nos ha hecho desbocar, todos los avatares que pasamos no nos han hecho madurar, el amor se acabo y no queda por lo que batallar, cada uno mira para otro lado cuando despertamos, las lágrimas por ti no me hacen feliz y necesito echar a volar. Del recuerdo no podemos continuar alimentando un futuro que nos hace daño, necesitamos otros corazones que buscar, que nos refugien y quieran y que nos traigan felicidad, esa que ni tú ni yo nos podemos dar. No me digas que los buenos tiempos volverán, es engañarse una vez más, no vale la pena, es mejor afrontar una ruptura que no dejarse acomodar por el tedio, solo hay una vida que vivir y debemos hacerlo sin sufrir, busquemos otras islas donde poder empezar bajo otras palmeras que nos hagan disfrutar de un amor duradero que no nos supimos dar, ese amor se extinguió, no son reproches solo te quiero contar que ya lo nuestro no tiene donde llegar, que el horizonte está tan lejos que es mejor parar, hace tiempo que nos perdimos y no avanzamos de la mano, nuestros caminos se bifurcan y no quiero seguir a tu lado, tu quieres decidir por dos pero yo estoy cansado, necesito descansar , necesito tomar aire y respirar, quiero la soledad, los días están contados y no hay nada más que perder, es hora de volver a empezar.

 

 

.     *A veces los caminos no están claros y se ven lejanos y nuestro compañero de viaje no nos deja respirar y necesitamos separarnos para no sucumbir en el trayecto, Vetusta Morla nos lo recuerda.

Al Respirar”           “Sharabbey Road

Vetusta_Morla-Un_Dia_En_El_Mundo-Frontal

.     **NA: Publicado originalmente el 27 de Enero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

La fiebre de tu veneno

Etiquetas

, , , , , , ,

Tu veneno me trae la fiebre, me la trae a la cama, empapo las sábanas, me hace hablar en voz alta, delirar, recordar que me abandonaste sin empezar, intoxicado por ti desde entonces me digo ojalá no te hubiese conocido. Tu silencio me clava una vez más tu presencia en mi cabeza, tu negativa a seguir conmigo, la renuncia a una vida juntos, me lacera. El instinto de supervivencia me dice que debo olvidar pero la soledad todo lo altera, tu veneno me trae la fiebre y el llanto. Busco refugio las horas que te recuerdo, y no lo encuentro, el aislamiento en el que quiero estar para no ver ni recordar no me surte efecto, vuelves y vuelves y no puedo más en esta habitación que se me torna claustrofóbica, donde la humedad de mi cuerpo lo cubre todo, el aire viciado se convierte en ponzoña que me arrastra hasta los infiernos de la locura, desvarío enajenado por lo acontecido, por no superar tu marcha, por pensar que fui el culpable, y ese mutismo tuyo me destruye, no soy persona, soy despojos, soy muñeco, soy trapo, mi mente engendra fantasías de regresos y retornos y reapariciones, que nunca llegan, que me lastiman mil veces, quiero olvidar y no puedo, quiero sentir algo que no sea dolor y no consigo descansar, la fiebre de tu veneno en mi cabeza está.

 

 

.    *Muchachito bombo infierno y Bebe nos ayudan con su música a entender este veneno que se nos inocula silenciosamente y nos lleva al borde del abismo.

Ojala no te hubiera conocido nunca”           “Tu silencio

              

 

.     **NA: Publicado originalmente el 29 de Enero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

Todo termina con un adiós

Etiquetas

, , , , ,

Todo termina con un adiós, antes toca recoger las cosas, esas cosas que formaron parte de una vida, que formaron parte de dos y que ahora quedan huérfanas, esas que llevan huellas de dos y que ahora se les difuminan una de ellas, esas que ya no son tuyas y mías si no mías o tuyas. Todo termina con un adiós, antes toca hacer la maleta y meter lo propio sin coger lo del otro, toca el silencio, el rostro serio, el abandono. Todo termina con un adiós, antes toca asir los sentimientos y esconderlos dentro, muy dentro, borrar de golpe los recuerdos inmediatos y los de hace tiempo, sobre todo los de un tiempo lejano cuando éramos uno y más que dos, son los difíciles de encajar en nuestro equipaje, no caben todos es mejor soltar anclajes, soltar lastres que nos ayuden a navegar en la tormenta de emociones que debemos soportar. Todo termina con un adiós, antes nos tragamos los reproches, nos ahogamos, atajamos las lágrimas que no queremos salgan a pasear por nuestras mejillas, antes unimos nuestros cachitos de alma que desparramada por la casa quedaron, y con todo ello buscamos una mirada que dejé de observar el suelo, buscamos como decir ya no te quiero, y nos duele decir estás palabras que nunca creímos decir, pero hoy es lo único que nos une antes de decir adiós, todo lo demás lo hemos olvidado, las lagrimas no nos van ayudar y nosotros que tanto nos quisimos y tanto nos dijimos hoy no nos sabemos decirnos ni adiós y aunque no podamos contestar que nos pasó, lo seguro es que lo veremos distinto, algo raro y extraño darlo todo por perdido, sabemos que nos separamos para no vernos en años y quizás alguna vez vuelva nuestro compromiso y tu mirada llegue a mí, pero lo único seguro es que hoy nos decimos Adiós.

 

 

.     *Hay muchos adioses entre parejas, unos con afecto, otros con odio, con reproches, con preguntas o simples adioses sin más, unos deshaciendo en individual lo que fue plural, y otros preguntando que fue mal, hoy Maldita Nerea con su música nos ayuda a entender algunos de ellos y quizás también el adiós del texto.

.              Adiós”                                 “El último día

 

 

.     **NA: Publicado originalmente el 26 de Enero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

Humo de tabaco

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Antes era más fácil volver sin temor, el humo del tabaco lo camuflaba y ensuciaba todo, ahora ya no, ahora cuando vuelvo no hay nada que pueda ocultar el olor; el perfume en mi ropa, en mis manos, en mi cuello, en mi cuerpo, el aroma de otras esencias femeninas que no son las conocidas por ella, no las suyas. Aunque no sea demasiado tarde, siempre espero y deseo que esté dormida, para no tener que acercarme enseguida a darle un beso, así no habrá posibilidad de que descubra el acto ilícito en nuestro pacto de pareja, pero por si acaso no estuviese aún con el sueño cogido, entro en la estancia con rápido sigilo y en silencio me dirijo al baño como para no molestar, falsamente. La realidad es que regreso con la angustia de ser descubierto, y por eso enseguida voy al baño, para despojarme de las prendas y llevarlas al cesto de ropa sucia; la ropa es imán para los perfumes que quedan entre sus fibras con facilidad y perduran en el tiempo si no son lavadas, y me lavo las manos y el rostro, de nuevo, para quedar impregnado con el aroma familiar del jabón común, y eliminar todo atisbo de otros olores delatadores, aunque las manos y la cara ya pasaron por un lavado en el cuarto de baño del local o de la casa en donde estuve, si hubo ésta, siguen con ese aroma metido en mi nariz, quizá ya solo esté dentro de mí, en mi cerebro, y esté recreándolo de tal manera que me lo hace presente sin ya estarlo. Vuelvo a llevarme la mano hacía la cara, aproximo los dedos a la nariz, aspiro y aún me llega de entre mis dedos ese olor a sexo, que en el transitar interior de mis exploradores dedos se empaparon con ese jugo viscoso de penetrante olor producto del deseo y el placer, y que se ha quedado impregnando de tal manera que parece estar dentro de la piel, persisto en limpiarlas con más jabón, aunque es ridículo pensar que aún puede quedar su olor allí, lo creo, pienso que quizás sea bajo las uñas en donde quede un atisbo de ello; en la fogosidad del momento uno busca con denuedo el placer de ella y en ese fragor, las yemas y las falanges no son con lo único que se acaricia, sino que también las uñas intervienen sin control, rozando y arrastrando con cierto violento trajinar, indelicadamente, incluso haciendo pequeños rasgados inconscientes que sólo ella percibirá al día siguiente con pequeña molestia y leve dolor, que le hará recordar quién hurgo con violento placer horas antes en sus entrañas, e insisto en su limpieza con un cepillo de uñas. Me daría una ducha para evitar cualquier huella posible de rastrear por un olfato tan fino como el de ella, antes, cuando el humo, había un excusa perfecta para un baño al regreso de la fiesta y la celebración, meterse en la cama con ese asqueroso olor era algo que nunca nos gustó, traerse adentro de las sábanas esa suciedad siempre quisimos evitarlo, y más ese olor a tabaco que se queda impregnado en el cabello, incluso en las manos aún sin haber cogido un solo cigarro, y que nos llevaba a darnos una ducha rápida, no hay nada más placentero que te reciban unas sábanas limpias y con grato olor y meterse entre ellas recién aseado, haciendo de ello una comunión que nos eleva al sueño y la relajación total al llegar la noche o la madrugada tras el cansancio del día o del trasnoche, pero ya esa excusa se diluyó. Uno en su paranoia piensa que quizás podría haberse dado un baño en aquella casa después del sexo, si es que hubo casa, pero enseguida se da cuenta que eso sería aún más delatador, llegar oliendo a más limpio que cuando uno se marchó es como el olor a lejía que pone en aviso a la policía tras la pista de un sospechoso, evidenciando que hubo excesivo empeño en la limpieza de aquel lugar. Frente al espejo mientras seco mis manos y mi cara y mi cuello, sigo percibiendo el sabor de sus besos, el olor de ella, el dulce aroma de su perfume que en días no se irá de mi cabeza, y el olor acre de su sexo que creeré llevar como astillas de bambú bajo las uñas en una falaz tortura de remordimientos, e instintivamente hará que lleve mis dedos a olfatearlos absurdamente como un demente. Miro el espejo y veo una mueca de tristeza y debilidad, y echo de menos el humo con el que emboscarse para un regreso menos temeroso cuando el alcohol y ardor han sido incontrolables.

 

 

 

.     *Como en la canción de Sabina, quizás el protagonista sabe que todo es mejor con ella, y sin embargo…

Y sin embargo

Yo_Mi_Me_Contigo sabina -front

 

Necio cinismo de lo nuestro

Etiquetas

, , , , ,

.      Somos tan necios que nos creemos ombligo del mundo,

.      pensamos que el otro se preocupa de nosotros

.      cuando realmente está a lo suyo,

.      como nosotros a lo nuestro,

.      qué ilusos pensar que importa el prójimo,

.      y qué cinismo el nuestro,

.      cuando nosotros mismo

.      realmente solo miramos lo nuestro.

 

 

 

.     *Este texto surge como comentario a la entrada “Solo son cosas” en el blog de Borgeano, y tras leerlo de nuevo me di cuenta que tal cual pero versado podía ser un poemita, algo pesimista y negro. Luego todos somos libres de imaginar otro mundo mejor e idílico como el de Lennon.

Imagine

John Lennon - imagine

 

.     **NA: Leer a Borgeano es una invitación a la reflexión y al dialogo y al descubrimiento, y además, despierta la imaginación e inspira tanto que uno que intenta no ser necio y es consciente de su ignorancia sabe que de su mano aprenderá mucho y encontrará otros caminos y paisajes, fuera del propio ombligo.

Ahogado en alcohol

Etiquetas

, , , , , ,

Estoy en un bar que se convierte en el refugio del desamor, del fracaso sentimental. El alcohol me nubla la mente, me cataliza esas lágrimas que nos cuesta tanto que florezcan cuando nuestro estado anímico se mueve entre el amor y el odio, entre la incomprensión y la incredulidad.
El abandono sea deseado, provocado o sufrido nos lleva a la desesperación y toda la melancolía nos aborda de golpe, nos flagelamos con los recuerdos que nos ahogan, que nos hacen un nudo en la garganta que no nos deja gritar, nos sumimos en un letargo, en una levitación de la conciencia sobre lo que nos rodea, perdemos el equilibrio mental y corporal y caemos en un estado físico decrépito. Estoy en el bar apoyando la cabeza sobre la mesa, me quiero levantar y no puedo, solo veo un fondo borroso y nublado, la bebida y el líquido salado de mis ojos no me dejan ver el futuro que me espera, o mejor dicho sí que lo dejan ver, pero distorsionado, herrumbroso sin tu brújula que a tan buenos lugares me llevaron, que enderezaron un rumbo que llevaba derroteros peligrosos y ahora vuelven a encontrar escollos que sin duda no sé si sabré bordear. Me levanto como puedo y tambaleante salgo y no sé como llego a casa, caigo en una cama que me recibe fría sin ti, ¿qué pasó? me pregunto, qué errores nos hicieron odiarnos hasta no aguantarnos, hasta no poder ser amigos, hasta desear el olvido.

 

 

.     *Hoy acompañan al texto canciones de Maná y Los Rodríguez, lamentos sentimentales en bares donde nos refugiamos para pasar el trance empapados en alcohol.

Clavado en un bar”                        “La copa rota

 

 

.     **NA: Publicado originalmente el 19 de Enero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

Perdóname si te extraño

Etiquetas

, , , , , , ,

Perdóname si abro una herida ya cerrada, suturada por el tiempo, ese tiempo sin vernos y que anestesiaba el dolor, perdóname si hurgo en las llagas, si causo contratiempos a tu corazón, si mis lamentos te traen un mundo abandonado, pero hoy me levante con tu recuerdo y no pude resistir escribir y contactarte para tocarte, para acariciarte con la palabra, la imaginación y el deseo, ese  deseo de lo prohibido, de lo no acontecido, y empiezo a sentir el sufrimiento de lo no gozado, de lo no alcanzable, ese sentimiento que siempre desde que te rememoro he querido evitar, pero que se repite una otra vez. Hoy descubro la herida, quito las gasas de tiempo con que cubriste ese delicado miembro, hoy descubro tu corazón sin consuelo árido de sentimientos, discúlpame si busco traerte a mi presencia con el corazón desconsolado, es tan frío este momento cuando siento que te pierdo otra vez, vuelvo a caer en mi locura pensando que te volveré a ver, perdóname por llamar a tu lejana puerta en este amanecer, pero siento que te extraño y cuando se encienden las luces del día me ataca toda la melancolía y miro a mi lado en la cama el hueco vacío y siento con más fuerza que te extraño, me siento embriagado por la nostalgia de ese tiempo que no volverá, a los quince años éramos dos almas que querían volar, nos hicimos cicatrices difíciles de tapar, y hoy esas cicatrices de tu cuerpo estoy volviendo a rozar, no quisiera rasgar tu herida, dañar tu vida, pero en este instante te extraño, perdóname si abro tu pecho y te arranco el corazón y es que a pesar del tiempo sigo aquí esperando, a pesar del tiempo siento que te extraño.

 

 

.     *A veces, se mezcla la petición de perdón por nuestros actos sumado a un recuerdo doloroso que sabes no tener derecho a rememorar al otro. Amaral nos pone hoy la música a estos sentimientos.

.     “Perdóname”                         “Siento que te extraño

 

.     **NA: Publicado originalmente el 25 de Enero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

Cortinas echadas para dormir

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

Pienso si yo lo hago o no, si alguna vez estando en un hotel busqué el amparo del visillo o de la gruesa cortina antes del sueño, para, no ya evitar la luz durante el descanso si no evitar a otros lo que dentro de la habitación acontecía, o si por el contrario no me importó cierto exhibicionismo dejando a la vista sin pudor el interior a posibles observadores. Hay gente que sólo evita la luz o las miradas cuando duerme.

Hacía tiempo que no veía que sucediese, ayer lo volví a presenciar. Estaban allí, con una toalla alrededor del cuerpo, él a la altura de la cintura, ella cubriendo casi todo su cuerpo desde las axilas, no debían de tener albornoces. Deduje que se habían bañado o duchado hacía unos minutos, estaban sentados cerca de la ventana, a él lo veía de espaldas a ella de perfil. Comían. Debían haber pedido cena al servicio de habitaciones o quizás ellos mismos habían traído algo para tomar, desde mi observatorio no veía la mesa de donde iban cogiendo la comida ni lo que comían. Parecían contentos, con actitud cómplice. No veía del todo bien sus rostros, no llevaba puestas las gafas y mi miopía hacía que no fuesen del todo nítidas sus caras, pero percibía perfectamente sus rasgos asiáticos y cómo ella sonreía y reía de forma receptiva los comentarios de él que con sus movimientos y lenguaje corporal daban a entender cierto flirteo sexual. Yo me estaba adelantando a algo que no era evidente a priori, pero que a poco que el observador pusiese atención y una pequeña dosis de su propia experiencia podría llevarle a concebir que aquello eran preámbulos al sexo, preámbulos como juego del deseo que transpiraba por los poros de aquella pareja y que se percibía desde la distancia. Uno lo sabe, sabe que aunque están comiendo y bebiendo y charlando animadamente, todo es una escena algo forzada y fingida que ralentiza y retiene esa pasión que se les desboca sin poder evitar que sea percibida por mí e incluso por ellos mismos aun intentando dar sensación de calma y cautela, de no parecer que la avidez les comanda. Me pregunto, como en otras ocasiones ha pasado, cuánto tardarán en levantarse y correr la cortina para lejos de miradas furtivas irse a la cama a dar rienda suelta a ese deseo sexual imparable e inaplazable ya, o si acaso, tras echar la cortina si no podrán evitar comenzar su escarceo sexual allí mismo, sin buscar la cama, dejando caer las toallas y tomándose no ya las viandas habidas hasta el momento si no sus bocas ávidas del fruto corporal, lenguas redentoras de cuerpos lascivos. No me muevo por un rato, esperando que se cumpla lo que creo que sucederá pero con la esperanza, también ha pasado alguna vez, de que no caigan en el pudor de ser vistos por la ventana o qué se olviden de que la cortina está apartada, pero después de unos minutos temiendo que será infructuosa esa espera sigo con mis quehaceres, de vez en cuando vuelvo a mirar para constatar que siguen aún allí, con sus toallas puestas tomando esos bocados que sacien el hambre del cuerpo pero no del deseo. Voy a la habitación a ponerme ropa cómoda, y de paso aprovecho para ponerme las gafas y mejorar la nitidez de la escena algo borrosa por la miopía, desde allí les veo más frontalmente, la tensión sexual ha crecido, no sé, puede parecer raro pero lo percibo desde esta distancia, creo que el desenlace no puede tardar, él, con un leve bamboleo en su asiento se ha aproximado a ella, ambos han reído, ella abiertamente, es como si lo dicho por él hubiese sido una buena ocurrencia que se prestaba a celebrar con jolgorio. Me quedo observando, esperando lo inminente, pero pareciera que tras este trance de breve juerga se hubiesen vuelto a distanciar como si tras el chiste hubiese habido un parón, como cuando hay unas grandes y largas carcajadas y finalmente quedamos sin resuello y la celebración de la gracia es seguida por un silencio para el descanso de tanta risa y fiesta, esos momentos que nos tomamos para coger aire y nuevas fuerzas para poder seguir festejando, ese silencio que a veces se hace incómodo, sobre todo entre nuevos conocidos, por temer que aquella diversión no vaya a continuar así de intensa, les veo volver a dirigir sus movimientos hacia la mesa, ella ahora bebe de una copa. Dudo sin son pareja estable o amantes ocasionales, o si es la primera vez que intiman, por esta última situación vista me decantaría por esta última opción, necesitando parecerse ambos divertidos y sin parar de serlo. No parece que lo que creía inminente fuese a suceder, decido volver a la cocina para prepararme algo de cena. Abro el frigorífico, cojo los ingredientes para una ensalada y los dispongo en la encimera cerca de la ventana para de vez en cuando seguir las evoluciones de la pareja mientras lo preparo. Cuando miro de nuevo ya no están próximos a la ventana, me maldigo, qué poca paciencia tuve, en el breve tiempo que les he perdido de vista entre el dormitorio y la cocina con parada en el frigorífico para sacar la comida, todo se ha precipitado. Ahora les veo en la cama, desnudos, él, algo fofo, encima de ella. Sólo veo dos cuerpos abrazados, no he percibo como es ella, esto me da rabia, me hubiese gustado saber cómo es su desnudez. El hombre la cubre con su cuerpo en toda su longitud, tieso, como tenso, se mueve encima de la mujer, aunque es un movimiento casi imperceptible, no sé realmente si es que ya han acabado o es algún juego que están experimentando y simplemente él está dentro y es ella la que con sus movimientos vaginales lo está follando. Desde su posición ella podría verme, justo mi ventana, en una planta superior, está en el ángulo de visión perfecto para que una persona tumbada en la cama a poco que levantase la vista hacia su ventana podría verme con tanta facilidad como yo a ella, pero no tiene la cabeza hacia el lado de la ventana con lo que no hay ese peligro de descubrirme observando si lo hiciese de manera descarada, aun así, me mantengo no demasiado próximo a la ventana, estoy algo agazapado como si por casualidad o necesidades tuviese que permanecer en esa zona de la cocina. No han pasado ni un minuto y ya no se percibe movimiento alguno, me intriga, permanecen allí uno encima del otro, sin ninguna acción más. Sigo elucubrando sobre esta manera de tener sexo, no sé si es una técnica oriental desconocida para mí, o sí es que han sido raudos y ya han terminado, a veces el deseo es tan desaforado que uno no puede evitar acabar tan rápido que lo que se necesita es tiempo para un intento más largo y prolongado, quizás es eso lo que están haciendo ahora, tomarse un tiempo. Dejo de observar y me dedico cinco minutos a elaborar la ensalada, la termino, y vuelvo a buscar con la mirada a mis amantes. Absorto, me quedo mirando, hoy no es mi día, ya no están en la cama, se han debido de levantar en esos minutos que cejé en mi voyerismo, se me ha vuelto a escapar la visión de la desnudez de ella, me quedo un rato por si regresasen a la cama o apareciesen dentro de mí ángulo de visión, pero el resultado es infructuoso con lo que decido ponerme la mesa para la cena en el salón, en cada ida a la cocina a por los cubiertos, los platos, el embutido y demás cosas, voy echando un vistazo por si han regresado. Al final, desisto y me doy por vencido, está claro que ya no tendré más espectáculo de ellos, sin duda están en el cuarto de baño; relajándose en la bañera o bien siguiendo la fiesta allí, hoy está claro que me quedaré sin ver detalles de cuerpos desnudos con tórridas escenas de sexo como en otras ocasiones sí que las disfruté. A media noche me levanto a beber agua a la cocina y no puedo evitar mirar hacia la ventana de los asiáticos, las cortinas están echadas.

 

 

 

.     *Desde su atalaya, el protagonista ve aquellos a los que observa como seres únicos, a los que desearía pedir permiso para unirse a ellos y así también sentirse único y no tan trivial, sin darse cuenta que quizás todos seamos únicos como canta Love of lesbian.

Los Seres únicos

Love of lesbian. La noche eterna-los días no vividos

Recuerdos del patio

Etiquetas

, , , , , ,

Tumbado,
oigo los cánticos,
tarareos de la madre
haciendo labores,
corriente de aire
recorre el pasillo
pasa por el comedor
donde estoy tumbado.
Al fondo la calle
al fondo el patio
flores a un lado
al otro sol y empedrado.

El almendro asoma
con la higuera se da la mano
recuerdos de infancia
olores lejanos.

Olores a limpio
vuelven a mí regazo
olores frescos
corriente de lo lejano.

Ayer sentí la Rosa
del fondo de mí patio
Rosa que hoy inunda
mí ser de sollozos y llanto.

Hortensia
violácea y rosada
hoja grande
macetón que soportas
ésta belleza gigante
que siempre me acompañó
llegando a éste instante.

Hortensia
en tu rincón
nunca faltaste,
mi niñez es Hortensia
violeta y rosa
verde, grande y verde
suspiro de primavera
siesta de verano
tranquilidad en el patio,
hora del sosiego
el sol esta abrasando
pero todo es sombra en el patio.

Agua que refresca,
todo se inunda de olores,
al atardecer
el sol empieza a ceder
y agotado comienza su marcha,
por fin el descanso,
el patio irrumpe en olores
todo está regado.

Mi infancia es Hortensia
Soledad y Hortensia
Enfermedad y Hortensia
Tristeza y Hortensia
Libros y Hortensia
Sólo Hortensia.

 

 

.     *Sin duda, influenciado por Machado que tanta poesía trajo a mi lado en la temprana juventud, queda este poema, acentuado hoy con la nostalgia de Los Secretos que nos llevan a ser de nuevo un niño.

Volver a ser un niño

 

.     **NA: Publicado originalmente el 23 de Enero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.112 seguidores