Empalidece, la muerte

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

La muerte llega

pintando el rostro de blanco,

la muerte infecciosa,

la muerte palideciendo la vida.

 

Qué pensará en su duermevela

de la vida que se le escapa,

esa palidez cubriéndolo todo,

nadie sabrá ciertamente lo que sucedió

no estará para atestiguarlo,

para confrontarlo, para aclarar lo errado,

ya no hay tiempo para rescatarlo,

se va todo con él.

 

Y ella, a su lado, no quiere verlo palidecer,

prefiere un súbito final,

un sincope terminal,

de tanto amor no quiere verlo así

transparentándose por momentos,

no quiere recordarlo así.

 

Sufre lo que él de dolor no sufre, aunque

quién sabe que pasa por su mente adormecida,

en su baja consciencia,

si es consciente de la muerte que se avecina,

si siente esa palidez que le tinto el rostro,

si hay angustia o miedo,

o ya, sin remedio, liberación y deseo de descanso.

 

 

 

.     *¿Habrá angustia y dolor mental? Y si lo hay ¿cómo será ese dolor, cómo será esa angustia?

    **Hoy la música pertenece a la Banda Sonora de Barry Lyndon, alimentada con estas excelentes obras de Schubert y Haendel.

Opus 100 2nd Movement (Franz Schubert)          Sarabande (Georg Friedrich Haendel)

Anuncios

Por tu ausencia

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Cuando me fui

Lo que esperaba no llegaba

Las llamadas no eran contestadas

Me fui para huir de la soledad

Escapando del silencio que me trastornaba

 

Cuando te necesitaba nunca estabas

Llamadas nocturnas que evitabas

Me fui para no llorar más

Me fui y no me saliste a buscar

Las luces de tu casa ya no están encendidas

Se apagaron al marchar

 

Acorralada por tu recuerdo

Que ahora se hace en mí a cada instante

Tu imagen me recuerda que me fui para salvarme

¿Dónde estabas esas madrugadas?

Agarrada a la almohada te lloraba y añoraba

 

Me fui por el mutismo que recibí

Me fui porque estabas lejos de mí

Para estar lejos de ti me fui

En busca de otras manos fui

En busca de los mimos que no me supiste dar

 

Me fui para encontrar en otro las miradas por ti negadas

Me fui para hallar la alegría ausentada

Me eché a la carretera sin manta y sin cartera

Me fui al frío que era menos frío que ser tu compañera

 

Estuve encerrada en vida

Estuve enterrada sin entender mi vida

Me fui sin algarabía

Me fui para vivir lo que quería

Me fui y no sé si volveré algún día

 

 

 

.     *La música de Bebe inspira este poema, cargado de motivos para salir huyendo.

Me fui”                                         “No + llorar

Portada del sencillo       

.     **NA: Publicado originalmente el 11 de Abril de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad

Esperanza

Etiquetas

, , , , ,

Finalmente todo se tuerce

se retuerce en el inconsciente

en la vida diaria

en el devenir de los días

en el angosto espacio

 

Turbado por no conseguir

lo anhelado en el inhóspito

santuario de tu recuerdo

 

Unidad inseparable que es

tu imagen y mi dolor

por no alcanzarla

 

Quizás algún día la frustración

se convierta en jolgorio y alegría,

sea el delirio por tu vuelta

tu presencia detenida.

 

Quizás todo sea fantasía

y nada exista, pero en tanto

yo espero tu regreso, pues

nunca hubo despedida.

 

 

.     *Presunto Implicados nos cantan su paciente espera hasta que el amado sienta lo mismo, que haya una llegada o regreso, aunque quizás nunca hubo marcha.

Esperaré

.

     **NA: Publicado originalmente el 23 de Marzo de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad

Lo que haría…

Etiquetas

, , , , , , , ,

Mil veces me pregunto qué haría para que te marcharas, y mil más me pregunto qué haría para que volvieras conmigo. Que haría para no sentirme perdida desde tu partida, desde que dejamos de pasear por las plazas y calles que fueron testigo de cuanto te quería. Y qué daría por no tener que evitar esos lugares para no sentirme así cada día. Sigo la ruta de la herida en mi piel para convencerme de que debo olvidarte. Y reflexionar nunca se me dio bien, siempre fui más de actuar, quizás por eso no encuentro respuesta a esa insistente pregunta que resuena en mi conciencia, que trastornada, se convierte en inconsciencia porque ya no estás. Hago mil cosas en las horas del día, las hago sin necesidad muchas de las veces, para no pensar ni imaginar cómo sería ese día si tú aún siguieras en mi vida, y cuando avanza el día creo haberlo superado, y contenta me decido a afrontar nuevos retos sin que tú me hagas daño. Daño, esa palabra que tú no sabes  que va unida eternamente a ti, esa palabra que sólo con pensarla produce el efecto de lo que describe, ese mal que hace, deterioro de la persona física y psíquica. Nunca me pusiste un dedo violento encima, pero tengo el cuerpo molido como si una tunda de palos me hubieses asestado. Esa palabra, daño, es sinónimo de tu recuerdo, es llanto cuando cae la noche y mi cama está desierta de tu cuerpo. Esa palabra, es la humillación y el ahogo, el perjuicio y la pérdida de juicio, y por mi cabeza pasa quitarme la vida, arrastrarme y pedirte y suplicarte el regreso para no sentirme perdida. Y por eso, busco en mil cuerpos el olvido, y procuro llegar rendida a ese momento nocturno de entrar en el dormitorio, el lugar en el que nos amamos tanto, pensando que así, tú no vendrás a mi encuentro. Y me equivoco, en cuanto entro en el cuarto, apareces en toda tu esencia y me digo que no lo aguanto, y ese momento no sé lo que haría… Todo lo que ha quedado es daño, que es más de lo que tuvimos. Lo que tuvimos me digo, y me pregunto qué tuvimos…  y salgo del cuarto para no sentir la palabra que se torna en pérdida y calamidad y molestia. Procuro olvidarte pero la cabeza no me deja, insiste en condenarme a una depresión, que empuja a la locura y a la desesperación. Necesito salir en busca de aire, aire nuevo que me de respuesta a lo que haría para no sentirme perdida, para no sentir la desdicha.

 

 

 

.     *Javiera Parra y los Imposibles, nos dejan esta versión de la canción de Manuel Alejandro para Hernaldo Zuñiga, que se convertiría en un clásico, y que me sirve para relatar ese sentimiento de vacío que nos hace pensar que haríamos cualquier cosa por el regreso del que ya no está, aunque el poso que haya quedado sea el daño…

Procuro olvidarte

.     **NA: Publicado originalmente el 18 de Abril de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad

Promesas nómadas

Etiquetas

, , , , , , ,

Nómadas han de ser los sentimientos que me decías tener, nómadas que cambiaron de lugar, debió parecerles el paisaje árido y seco, buscaron otro paraje, quizá menos yermo a tus ojos. Todas mis palabras fueron estériles, no consiguieron fecundar tus emociones y te marchas como si fuese yo el desierto, cuando es tu corazón quien no deja crecer nada de lo que intento. Todas tus promesas de amor eterno son baldías como gritos en el silencio, me las dijiste y hoy huyes con el viento. No digo que fuesen mentiras ni falsedades o engaños e imposturas, sólo no concibo que mis ternuras de ayer te quemen como fuego, me dices que todo está arrasado y que nada germinará en los restos. Te resulto tedioso y molesto, y cada palabra que te dirijo me la reprochas como si de agresiones se tratasen, no te pido cuentas, sólo no entiendo aquellas promesas de cariño rotas en este tiempo.

Nómadas tus sentimientos ahora me hacen Nómada en este momento, tengo que irme para no estar donde todo es tu recuerdo. Y el fastidio que me dices sentir por pedirte seguir me produce recelo, me conmociona no entender qué te hizo caer en la desidia y marchar a la deriva en busca de una salida en la que no esté yo, quedando lejos y apartado, en dunas que me confundan con el horizonte. Mar de arena en los que se hunden mis pies y el viento me lanza a los ojos para no dejarme ver tu huída y tu marcha, tu fuga, con tus promesas que ya no valen nada, y te las llevas para dárselas a otro, oídos nuevos a los que regalar ilusiones y ensueños, a los que deslumbrar con tus palabras candorosas de amores perpetuos, que luego se diluyen en el tiempo, frases vacías que destrocen otro cuerpo que en Nómada se convertirá cuando también en él todo quede desierto. Y ahora soy yo el que te dice que no te has de preocupar, te prometo que no te voy a acosar, prometo olvidarte y tu nombre no nombrar, saliendo de este encierro donde te grito; -“nada has de temer”-.

Me dedicaré a ser feliz. Tu voz no la volveré a oír, no caeré en el fracaso de llamarte con fingidas necesidades. Ya ves, soy yo el que ahora te devuelve promesas que no valen nada, de qué sirve que te diga que pasaré página. No hay recuerdo que se tape con palabras huecas que no significan nada, sólo sonidos que llevar a tus oídos para tranquilizarte. Pero como así lo quieres yo te haré las promesas que necesitas escuchar, aunque mi boca no las diga convencida de nada.

 

 

 

.     *La canción de Los piratas nos habla de promesas que poco valen, para acompañar las volubles y huecas promesas del texto.

Promesas que no valen nada

.     **NA: Publicado originalmente el 1 de Marzo de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad

 

Soliloquio

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Soliloquios de locura

espejismos de cordura

sensatez divina

que nadie adivina

suspiros de la psique

que se ahoga y no respira

la voz no se oye

los ojos no aman

todo se vuelve negro

cuando tú faltas

Huelo tu mirada

veo tu voz

oigo tu olor

saboreo tu suavidad

toco tu sabor

te siento en todo

Todo se mezcla al

recordarte

me estremezco solo con

nombrarte

todo en mi mente

se vuelve delirio

por tenerte

Ese olor

te trajo ante mí

Esa voz

te invocó ante mí

Esa luz

creí eras tú

loco de mí

Tú ya no volverás

a mí

Pero mi mente

me traicionará

una vez más

 

 

.     *Loquillo nos pone música al poema, desde su famoso Cadillac, recordando también a otra chica que nunca volverá.

Cadillac solitario

.     **NA: Publicado originalmente el 30 de Marzo de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

Odio de la Nada

Etiquetas

, , , , , , , , ,

“Semblante” (Odio de la nada  I)

 

Semblante oscuro

Semblante y nada

que arruga tu mirada.

Odio esférico

Odio lo que odio

Susurro de la noche

que me azora el alma.

Siguiendo la cruz

que dejó el alba.

 

Odia la psique que

piensa y manda

deseosa del deseo.

Odio de la nada

que con ese semblante

me arruina el alma.

 

***

 

“Noche” (Odio de la nada II)

 

La noche te abomina

el día trae el alba

que nos devuelve el alma

que tenia encarcelada.

Cárcel del adiós

cárcel de la nada

esa nada que permite

seguir cual si no pasara nada.

Nada cotidiana

que supura en tu mirada.

Odio tremendo que suplica

amor por tu alma.

 

***

 

“Perversión” (Odio de la nada III)

 

Sencilla perversión

del claustro, enfangado

por el olvido desmesurado.

Odio de la nada, Odio del todo

cual si quisieras sepultar, la angustia

cotidiana.

Argucias del deseo para traer

el odio, fragmentado, en tu sentido,

en el tuyo y en el mío.

Quisiera no caer, pero ya he caído

te odio porque no te tengo

te odio porque te he tenido.

 

 

 

.     *La “desmesura” de esta canción de Silvio Rodriguez, en la que se desea que la amada quede fulminada, nos ayuda a entender y complementar el poema.

Ojalá

 

.     **NA: Publicado originalmente el 23 de Abril de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

Nunca faltas en mí

Etiquetas

, , , ,

De la ausencia y de ti surgen

estos pensamientos de duelo lejano

que hoy – ¿superado? – vuelven a mí.

Hace que no sé de ti, pero tú sigues aquí,

¿porque luchar con ello?, ya sólo

convivir con esto me queda, recuerdos de ardor,

de lujurias y, de por qué negarlo, amor.

 

O quizás era sólo deseo, pero la ausencia

enardece ese deseo, aquí en el metro

a la espera, en este andén con murmullos

de fondo, solitario, te sigo recordando.

Qué hiciste en mí, para marcarme así

qué vi en ti, para sufrir así.

 

Saboreo este dolor que me confunde,

¡qué raro dolor me inflige tu ausencia!

Si es dolor porqué sigo cayendo en él.

Sentado en el vagón

te sigo, en pensamiento y

obsesión, grata obsesión por

verte hoy, mañana o en el fin,

pero verte, tenerte, sentirte

y que Tú me tengas a mí.

 

Viajo a casa cansado, pero Tú

nunca faltas en mí.

 

 

.     *Hoy la música de Antonio Carmona nos dice que no importa lo que no fue, que el reloj no se parará aunque estemos esperando que algún día nos digan, sí.

Una, 2 y 3…

.     **NA: Publicado originalmente el 22 de Febrero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad con leve cambio.

Cuestión de sangre

Etiquetas

, , , , , , ,

Uno sabe cuándo no es bienvenido y aceptado en una familia cuando su imagen no es añadida como una más, cuando se busca entre tantos retratos repartidos por la casa y no aparece su rostro en lugar alguno ni en solitario ni acompañando a otras caras más o menos familiares o cercanas, cuando no hay rastro de algún momento compartido, cuando quedas en los cajones a cubierto de los ojos de los visitantes y de uno mismo al llegar de visita efímera por unas horas o para estar varios días compartiendo convivencias allí, como también en esos otros momentos vacacionales alejados de la casa. Cuando tu rostro no lo ves al menos junto a la hija el día de la boda o al nieto que ya sí está presente enmarcado, ya sea encima de una mesa o colgando de alguna pared. Si ya uno lo intuía antes, cuando observando las habitaciones y salones era imposible adivinar su estancia o su paso por la casa, se evidencia aún más cuando ya pasados bastantes años de su llegada sigue como ausente, y sin embargo se acomoda con facilidad entre las fotos al nuevo ser recién llegado, al venido de la unión de la hija y del “extraño”, del forastero. Entonces, queda claro y evidente que solo eres alguien que llegó con la puerta entornada y se ha colado por un tiempo y están a la espera de tu marcha para cerrarla. Marcha que no sería traumática ni dolorosa para ellos aunque sí lo fuese y mucho para la hija y el nieto, ellos le quitarían hierro al asunto de la pérdida o desaparición si fuese con carácter abrupto e inesperado y traumático, y más si la partida fuese elegida por uno, en tal caso se cargarían de razones para evidenciar y decir; que ya se lo imaginaban que no era buena elección, que desde el inicio se veía venir que ahora todo sería mejor. Se podría entender esa actitud si uno se mostrase esquivo en la relación, si no hubiese contacto más o menos cercano en el tiempo, en esos casos uno puede conceder que se le margine y quede a un lado, el contacto hace el cariño y estar alejado y mostrarse reacio a compartir momentos con la familia política lleva a una relación fría y distante, pero si no es el caso y no hay ese cese en la relación, ni bruma ni disputa que haya dado pie a la desconfianza hacia el emparentado es más difícil aceptar el rechazo velado, la insidia latente. Empatizando y poniéndose en su piel se llega a entender aunque no compartir esa duda y esa sombra negra hacia el advenedizo cuando hay bienes o riqueza de por medio, ese pensamiento de “no es uno de los nuestros” o es un “arrimado”, como se piensa en muchas familias con dinero y el allegado no tiene el dinero la posición o la alcurnia que estiman necesario para estar a su altura.

Pero cuando no hay reflejo ni de esto último, uno estima que el desencuentro es infundado que si bien uno no pretende ser agasajado y querido igual que a los hijos, ni mucho menos que al nieto, sí al menos desea ser aceptado e integrado, sin rechazo ni traba cuando no hay objeto para el recelo o la desconfianza y por tanto no se entiende la vacilación y discordia. Y aunque en las fechas navideñas, todo parezca tregua y beneplácito, no ha de llevar a engaño, es aceptación algo ficticia y pautada, es asunción y obligación inevitable en momentos de unión familiar por empuje de la tradición y los convencionalismos. No es que se tenga por obligación que estar y ser mostrado en los altares familiares, en muchos hogares no predominan las fotos ni de los propios habitantes, quizás unas pocas del hijo o hija preferidos, sí siempre de los nietos si los hay, pero en las casas que sí son dados a tener retratos de los miembros, la ausencia de uno en ellas, que en cierta forma debería tener relevancia al fin y al cabo es el padre del nieto y elección de la hija, se conforma como delación de que no se le siente así con esa relevancia y sí como un elemento simplemente necesario, al menos a priori, o accesorio que bien podría ya dejar de serlo en cualquier momento. Si cuando lo hay, atisbas ese pequeño altar familiar y vislumbras a otros y no tu presencia, puedes mirar hacia la puerta y la verás que siempre está y la mantienen entornada o entreabierta, invitadora.

 

 

.     *Tras mucho buscar para acompañar la entrada encontré este “Señora” de un joven Serrat, que de algún modo enlaza algo con el texto. Y si alguien la quiere escuchar más cañera dejo también la versión que “Los Enemigos” hicieron para el álbum tributo “Serrat… eres único!”.

Señora

 

 

 

 

 

 

 

Señora

Cómo quieres que no te quiera

Etiquetas

, , , , ,

Cómo quieres que no te quiera

si por ti daría la vida entera

Si suspiro por tu mirada

que me esquivas

y rechazas

 

Cómo quieres que no te quiera

si por ti soy algo

sin ti nada, solo me siento

Solo, alumbras mi desgana

 

Cómo quieres que no te quiera

si despertaste mi alma

que hundida yacía

y la sacaste al alba

 

Me enseñaste la luz y el bello día

que hoy oscuro, me recuerda

aquella alegría

que hoy me esquivas

y rechazas

 

Cómo quieres que no te quiera

 

 

.     *Andrés Calamaro nos acompaña el poema, cantándonos que las raíces del amor donde están quedarán.

Flaca

 

.     **NA: Publicado originalmente el 23 de Febrero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.