Un sueño ablogscinado

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ayer soñé que me iba lejos de la casa, que ya no estaba cerca del árbol de mi niñez. Ayer soñé que se me curaban todos los desafectos de golpe, que los afectos encontrados borraban todos los otros desacordes, que aquel ojo azul me había rescatado de la sombra y daba una nueva luz, alejando la oscuridad inmisericorde, y me perdía en toda su inmensidad, y me envolvía de verbo y plástica greguería.

Soñé que entraba en un jardín de violetas enormes, que un tiempo estuvieron dormidas pero ya no lo estaban, despertaron para inundar de su perfume todo el vergel donde me esperaban unos bellos ojos insomnes, de mirada cálida y sensual, y sexual brillo de pupilas que atrapan en la noche, que llevan a la catarsis de deseados y anhelados amores.  Allí, en aquel lugar, sobre una mesa, como en una comedieta de teatro absurdo, me encuentro un menú delicioso con aromas de cierzo, y ese viento me recuerda que el desajuste social también es un desafecto y un desaliento que quizás también lo encuentre curado en este sueño.

Llevado a este edén por un piloto en vuelo nocturno, que con su ideario recordé noches de infortunio, cuando la lectura me llevaba a otro mundo para refugiarme de este universo absurdo, y mientras recreaba esos momentos con gran sentimiento, de fondo, traído por el viento, oigo canto gregoriano que me traslada a tiempos lejanos. Y salgo como melómano loco en busca de su origen monástico, por una senda al margen del camino principal, y me desvío, sigo un arroyo y veo el agua avanzar y me pregunto por cuantos ríos pasará, y en su vagar percibo sonidos de versos perdidos, de recuerdos mediterráneos, y en su viaje hacía el mar, veo a lo lejos mover la noria de un molinero que por allí quería habitar, aunque su sueño era viajar.

Las aguas fluían por un bosquecillo donde los makis no tenían casas y pescaban con balas en el anzuelo, estaban perdidos, no les quedaba nada, más que silencio en los bolsillos, acostumbrados a tanto sigilo. Y aquel paraje me pareció una foto de otro tiempo y necesitaría mil palabras para describir su belleza, su tranquilidad, y su sosiego, que me devolvió a la mente un recuerdo de niñez, hechizado por aquella felicidad como surgida a través de una lente, distorsionada por exceso de autoestima, transformada en cálido verano, estío de sol y bicicleta, de primeros amores perdidos, amores no cumplidos. Ese pensamiento me traía un mar de palabras, una verborrea mental, de delirios, de tiempo ya indefinido, que me mareaba y se traslucía en fantasías inconexas, que me llevaban de la tumba de Tutankhamon en un Egipto de película al desvarío de un Fhurer que como un diablo con la espina rota, mata moscas con el rabo. Y salto a Bulgaria sin entender nada, necesitado de una realidad necesitada y al final caigo rendido como si tomase frutos envenenados de este bosque enmarañado del que salgo alucinado, y me arrastro ciego cual Borges hasta la arena de una playa que me parece la del río de la plata, donde una gaviota sensible mira con nostalgia la imagen varada de una mujer. Una Eva llena de poesía, como Venus nacida, surgida del mar dentro del espacio de una concha, como si hubiese ido naufragando por los mares de la vida y hoy traída a esta costa por la marea después de una tormenta, como en otro tiempo llegaron los restos de la Baquedano, se muestra desnuda con la piel sajada por los guijarros, por el azote del viento y los sinsabores cotidianos. Y despierto como en un cuento de paranoia relativista que me deja a la vista mi alter ego, dulce y ácido de desafectos infundados, que soy yo, y de los que no me he librado. Y dejo de soñar, y agotado me doy cuenta que hoy no quiero estar lejos de la casa y el árbol.

 

 

 

.     *La música para el relato, se la cojo prestada a Silvio Rodríguez que siempre me despierta con esta canción ese deseo de regresar al hogar, para descansar y estar al lado de nuestro ser amado.

Hoy no quiero estar lejos de la casa y el árbol

 

.     **NA: Publicado originalmente el 23 de Mayo de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

Por aquel entonces tenía poco más de 24 seguidores en el blog, y les decía esto:

.     *Hoy he traído un escrito onírico en el que entráis todos los que me seguís y habéis hecho posible pasar de las 4.000 visitas. Sin vuestra lectura quizás no hubiese insistido con mis desafectos. Espero que cada uno se haya visto en el texto y encontrado (en negrita) en el pequeño guiño que os he hecho, este texto es un homenaje a vosotros. También para todos los que alguna vez me leen pero que no sé quiénes son y no entraron en el cuento, les mando todo mi afecto y mis respetos.

Anuncios

El Insomne no sueña

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Recordando tu belleza

hoy insomne, amada amante

por ti perdí la cabeza.

 

El amante insomne

con ensueños sueña,

lujurias compone

que luego desdeña.

 

El insomne no sueña

fantasea conforme

en una cama enorme

y por allí se despeña.

 

El insomne de deseos se corrompe

y en la caída mil recuerdos rompe.

No hay en el orbe cura

solución para tal locura,

el amante insomne

con soñados orgasmos lo procura.

 

El alma queda deforme

y de amores se preña,

deja los sentidos en desorden

y el dolor no enseña.

 

No llorar ante el amado amante,

trastornado deseo irritante

que  lastima la mente en ese instante,

fantaseado, no soñado,

dolor intenso acumulado

por no ser cierto el copulado.

 

El insomne enajenado

por no encontrar al amado,

insomne se debate

entre llanto y disparate.

 

En un amor ingrato

en sus delirios se empeña,

descansar de este arrebato

el amante insomne sueña.

 

Recordando tu belleza

hoy insomne,

amada, no amante,

por ti perdí la cabeza.

 

 

 

.     *Hoy para el poema de este insomne, ponemos la música de Sr. Chinarro que nos habla de su encuentro con una cama vacía y el terror de no encontrar a la amada…  como el amante insomne.

Los ángeles

.     **NA: Publicado originalmente el 29 de Mayo de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

 

Si me das a elegir

Etiquetas

, , , , , , , ,

Es duro decir se acabó, y sobre todo es duro sentirlo, sentir ese frío que llega cuando ya no hay llama, sentir que ya no se ama ni cuando se ama, cuando uno se derrama sin amor es como si se diluyese en la nada, como si se fuese la esencia vital que se debería guardar para quién verdaderamente te ama. Y no quiero sentir el hielo en mi piel, prefiero no tener que pasar por ese trago, prefiero si me das a elegir, quedarme a tu lado. No puedo recordar los momentos malos que fueron muchos menos que los que no fueron malos, que los buenos son mil veces más recordados y placenteros que los malos pasados. Si me das a elegir, aquellos malos instantes quedan borrados y jamás serán traídos a nuestros días, quedarán en el pasado, nunca volverán a nosotros, si me das a elegir, los dejaré desterrados, y quisiera por siempre apartarlos de tu lado. Traigo a mi cabeza los días de sonrisas, y miradas cómplices que tan feliz me han hecho, que han generado esa locura por ti, ese deseo desenfrenado de quedarme a tu lado, de sentir tus manos jugando con mi pelo enmarañado, como cuando el heno era colchón y sábana para nuestros cuerpos enredados, jugando a conocernos mientras nos enamorábamos. Y desde entonces solo quiero quedarme a tu lado. El verano nos trajo noches estrelladas agarrados de la mano, frío en la madrugada que nos hacía acurrucarnos, buscando el calor de cuerpos abrazados, cuerpos que tiritaban de sentirnos dichosos y afortunados. La pasión despertada a cada paso, a cada segundo compartido que celosos guardábamos a los ojos de los otros amigos. Argucias para no dejarnos descubrir, mentiras piadosas para huir de las miradas clandestinas, juntos nos perdíamos por callejones sin salida.

Y tú ahora dudas de todo, me dices que no estás segura de que las noches antiguas sean el mejor recodo en el que cimentar el futuro, que lo piense, que quizás el cansancio desgastó la relación de algún modo, que lo que hubo quizás quedó trillado en aquellas eras, en aquellos estíos tardíos. Los mismos que rememorábamos en las tardes de invierno frío, cuando volvíamos a juntar nuestros cuerpos en los paseos por los parques cercanos al río, ahora me los muestras como deseos esquivos, momentos arruinados, pasado el tiempo en el que lo vivimos. Y no entiendo nada, yo que he traicionado todo mi ideario por estar a tu lado,  y deje de volar, porque sin ti no vivo,  te lo repito: Si me das a elegir me quedo contigo. Y temo que no me des a elegir y tenga que emprender el camino. Y temo que no me das a elegir, temo que tú ya has emprendido un viaje con otro destino.

 

 

 

.     *Hoy empecé a escribir, y al buscar música para ajustar al texto, fue el texto el que se empezó a transmutar y acoplarse a la música que escuché de Manu Chao, dando como resultado el relato que os he dejado hoy. La música es una vieja canción de Los chunguitos que Manu Chao nos versiona y es la que escuchaba para el relato, pero como homenaje al original y a mi barrio, hoy os dejo las dos versiones.

Me quedo contigo”                               “Me quedo contigo

    

.     **NA: Publicado originalmente el 28 de Mayo de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad

Un roce liviano

Etiquetas

, , , , , , , ,

Calculé mal la distancia… y solo me has rozado, no has llegado a tocarme como hubiese deseado, solo me has rozado. Y hundido bajo la desilusión estoy un poco desubicado, no sé si acercarme e intentarlo de nuevo o alejarme para otro lado, no sé qué debo hacer. Confuso me muevo, después de todo, estoy sorprendido de que solo me hayas rozado. Puse todo mi empeño en lanzarte señales, me mostré como soy solo para ti, y ahora no sé si pliego y salgo o sigo aquí con este juego de tiras y aflojas donde expongo mis sentimientos y estoy al albur del dolor primero, del primer amor. Se me va el verano, se me va de las manos la calma, esperando tu llegada, tu llamada que intuyo que no va a llegar, te noto a mil kilómetros de mí. Esto se acaba, y dudo de todo lo pasado, de lo que siento y recreo en mi mente que se turba y atolondra, en un pesar desesperante de lo que quisiera hubiese sido y tu evitaste, queriendo o sin querer, y esa es la duda que me persigue y ensombrece. Tu ignominia me desnuda y me deja vulnerable en una intemperie sentimental, y me siento ignorado, que es peor aún que rechazado. Me pregunto interiormente, para aclararme, para encontrar un error, para entender, para comprender si te molesté, si fui demasiado agresivo o por el contrario demasiado poco, si en el fondo fui muy “naif” en mi manera de proponerte y sugerir. Eso es, quizás fue la forma poco frontal de mostrarme, tan dubitativo, que ni siquiera te dabas cuenta de mis palabras, de mis deseos y de mis miradas, cargadas de futuro y de imágenes imaginadas, de nostalgias de lo que sería aquella melancolía retrasada, cuando queriéndonos los dos el destino nos separara.

Pienso en soledad, en esta espera, si fui esquivado a propósito, y si esa expresión de ausencia que adoptabas a veces en nuestros encuentros, era tu manera de no querer captar lo que yo te decía y hacía para engatusarte, o simplemente era inocuo a ti mi veneno y tu no advertías ni sentías, lo que yo creía mostrarte evidente, sin dudas, con claridad, queriendo hacerte ver que tu pelo irisado y tu piel dorada por un sol abrasador me desarmaban y perdía mi equilibrio emotivo, yo, tan calmado aparentemente, y tú sin enterarte. Con los latidos rompiéndome el pecho, descontrolado me derrumbaba, pero escondía todos los escombros en los que me convertía, y puede que ese fuese el error, no dejar ver en lo que me mudaba por ti, un  amasijo de sentimientos gigantes, caídos y esparcidos por la playa testigo de nuestros paseos.

Imagino y me invento sin certeza verdadera que huías cuando te lanzaba mis débiles dardos y tú mirabas hacia otro lado. Y ya no veía esos ojos que me abrasaban como ascuas, y ese girar tu rostro a un lado, escondía tu sonrisa, que ocultaba ese mundo de deseo que se me mostraba un momento antes, cuando me perdía en tus labios, que ya percibía no serían para mi, puesto que nada de lo que yo te revelaba lo sentía correspondido. Me aproximé, pero no lo suficiente, temía quemarme y herirme, y al final lo que ha pasado es que se me acaba el verano y siento que solo me has rozado por no haberme entregado, y sobre todo siento que yo solo te he rozado y tú ni te has enterado de que te quería tocar. Y hoy, no sé qué hacer, si insistir o cerrar los ojos y dormir. Hoy, como nunca, descubro como un roce tan liviano puede hacer tanto daño.

 

 

.     

.     *Tulsa con guitarras que rasgan la piel, pone música al leve roce que tanto daño hace…

Solo me has rozado

.     **NA: Publicado originalmente el 21 de Mayo de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad

 

Un día recuperado

Etiquetas

, , , , , ,

Hoy, fecha y efeméride, marca en el calendario, en el almanaque colgado, visto cada día y cada año. Reprobado por mis ojos que en este día siempre evita mirarlo. Todos los recuerdos se agolpan en un solo número, cifra fija en la mente, que furtiva salta todas las normas escritas de olvido y nueva vida. Desperté, y sin darme cuenta me encontré frente al anuario, fijando la vista, y descubriéndolo como un enemigo visto por mercenario comprado. Pensamiento traicionero llevándome al abismo. Y me repongo y me dispongo, y sin darme cuenta te escribo y fluyen todos los instantes encajonados y guardados, obligados al silencio. Veo ante mí, las tardes y anocheceres, en las casas deshabitadas que utilizábamos como cabañas, casas que servían de refugio, del frío del invierno y del calor del verano, de la solanera de las cinco de la tarde, vespertinos encuentros que hacían eternas las horas antes de que llegase el momento de vernos. Allí todos, en la cabaña del “Gorrino”, pues solía ser suya, era él, el que más empeño ponía en adecentar y habilitar esos lugares, que eran escombros de lo que antes fueron hogares de otras gentes, y esperaban la llegada antes que después de escavadoras que los derribasen. En esos lugares afianzamos nuestros deseos y planes para un futuro incierto, y en esos mismos lugares, nos dejamos parte de nuestros anhelos. Hoy, ante este guarismo a la vez bello y a la vez temido, me decido a escribirte esto que te escribo, tantas veces eludido, tantas veces sorteado, por no recordar este día, que me trae a la cabeza ese otro día, de inicio de una “no despedida”. Nunca la hubo, solo un paso atrás y luego otro, y otro más, hasta que ya no nos vimos, y no nos quisimos ver.  Pero a mi se me quedó grabada la fecha de ese primer paso alejándote, quedó marcada en la mente y en la retina, será por ello que la esquiva y no quiere verla y enfrentarse a ella, puede que le duela la imagen repetida. Hoy algo me ha empujado a ponerte estas letras, para saber como estás, esperando que te vaya todo genial. Decirte que ya no queda nada de aquellos años, y aunque ha pasado tanto tiempo no es fácil desprenderse de ello y que solo rehuir de la nostalgia y la melancolía es lo que me hace no mirar la agenda. En este día me he dado cuenta que no vale la pena borrar una fecha del calendario, que es como perder un día de vida, que han pasado tantos años, que ya ninguno de aquellos somos los mismos, ni siquiera todos estamos, que tú sigues con tu vida y yo con mis instintos literarios.

 

 

.     *No podía resistirme en esta fecha a utilizar la canción de Celtas Cortos y generar un texto para ella.

20 de abril

.     **NA: Publicado originalmente el 20 de Abril de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad

Temiendo tu perdón

Etiquetas

, , , , , , , ,

En el exilio del lamento

tengo un sufrimiento,

te encontré

como precipicio

y caí por tu abismo,

sin quererlo

tú fundiste mis pensamientos.

.

El dolor me ataca el alma,

la nostalgia, está aquí

y aún no has desaparecido,

estuviste tan cerca

creí tocarte ¿o era un sueño?

.

Debo dejar de pensar en ti

y tomar otro camino

para creer en mi,

no quiero una vez más

tus labios besar

ni tu comprensión asimilar

.

El tiempo que pienso en ti

me sumerge, me asfixia

me ahoga.

La rabia se apodera

del ser que soy,

me convierto en un holgazán

que deja pasar las horas

que se vuelve loco

.

El tiempo que preso me tiene

ahonda en mi garganta

desesperada, por no decir tu nombre

alabanzas inconexas, que derrumban

millones de sentidos.

.

Despavorido huyo

temiendo tu perdón

temiendo lo temido.

.

 

 

.     *Ondina nos deja su canción de huida, de deseo de empezar de nuevo, sabiendo que va a costar desprenderse. Al igual que el poema, donde no se quiere ser perdonado para poder comenzar de nuevo.

Una vez más

.     **NA: Publicado originalmente el 9 de Mayo de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad

 

Deseo de una noche

Etiquetas

, , , , , , ,

     Sexo de una noche,

     de un extraño,

     a veces en un coche

     otras en un baño,

     algunas, en lechos deshechos,

     cuerpos desnudos,

     tendidos, maltrechos

     por caricias denudadas

     de deseo cimentadas,

     mil promesas para mañana

     mentiras de lunas calladas.

.

     Desayuno y despedida,

     primera y definitiva

     sabiendo que es huida,

     teléfonos cambiados

     que jamás serán marcados.

.

     Partimos separados,

     ávidos de promesas

     que el día difumina

     dejando lejanas,

     como jamás nombradas,

     cual si no pasara nada,

     como si nada quedara

     cual ceniza soplada.

 

 

.     *Pedro Guerra, nos deja en su canción todo el deseo de una noche, que cuando ha quedado saciado, como en el poema, se hace ceniza, se hace nada.

Deseo

.     **NA: Publicado originalmente el 18 de Mayo de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad

 

Deseando desaparecer

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Esta madrugada desperté, y tú estabas junto a mí, cuánto deseé que te marcharas, o que hubiese otro cuerpo ahí, o quizás que no hubiese nadie. Deseo la soledad desde hace tiempo, no eres tú el problema, creo que el problema está en mí, que perdí el deseo de vivir. Nada me llena, todo me resulta vacuo, todo es angustia y tristeza, inquietud y congoja, por no entender esta infelicidad, esta desafección al mundo que me rodea, y en ese entorno estás tú, y temo hacerte daño y que el amor se convierta en odio y desprecio y desesperación por no comprender qué sucede, a qué se debe esta depresión vital, esta desgana de vida, esta ausencia de dicha, que tú te esfuerzas cada día en transmitirme y hacerme ver y sentir, juntos.

El delirio en el que me sumo, y me consumo, no tiene sentido. La vida es bella, pero la oscuridad se cierne sobre mi cabellera como águila que quisiera llevarse una presa, arrastrarla y alzarla al aire para dejarla caer y despeñarla. Y así me siento, en caída libre, volando hacia un abismo, oscuro y tenebroso, que se acerca y aproxima a gran velocidad, pero a la vez, contradictoriamente, lentamente, como si estuviese en un estado de evasión mental y alucinación, desconectado de una realidad huída por un mareo y vértigo que no permite pensar, que genera cierta inconsciencia, y deja el cuerpo varado en un lecho del que no puede levantarse. La angustia de este vahído, muestra al individuo que soy descompuesto, como trapo viejo olvidado y ovillado, con la bilis subiendo por la garganta, y provocando la arcada y el vómito. Y en el intento de auparme y avanzar, el cuerpo no mantiene la verticalidad, se cimbrea y mueve sin control, dando pasos adelante y atrás, pasos inconexos que dan lástima, pero la necesidad de llegar al baño me empuja y lanza hacia las paredes que se muestran lejanas y cercanas a cada paso descompasado. Y con la tez blanca y sin color, sin rubores de vitalidad, con la palidez enfermiza que llega dada por la lipotimia mental, que transformó el organismo en vehículo para un malestar que naciendo de la cabeza se perpetúa en el estómago, que se tuerce y me retuerce, me muevo por la casa. En este instante, es cuando más deseo desaparecer, la mente no domina los sentidos, las sensaciones son desagradables y desasosegantes, los placeres mundanos se muestran lejanos y se transfiguran en dolores que lo cubren todo y la vida se ve por ese prisma de molestia y fastidio y solo se presenta la insustancialidad de la misma. E irrumpe el deseo de velarse, hacerse nada y descansar.  Y en este deseo de esfumarse y borrarse de esta efímera eternidad, lo que más daño hace es pensar que puedo dañar. Y para no hacerte daño, para no hacerme más daño con este pensamiento de mortalidad, que me rompe y enloquece y mata por no matar, me alejo y pongo espacio entre ambos, y te dejo una nota: “te quise tanto, que el amor se me ha vuelto llanto”.

 

 

.     *Enrique Urquijo (y los Problemas) nos traen todo su desencanto, para acompañar la desilusión y tristeza de este relato.

Amor se escribe con llanto

.     **NA: Publicado originalmente el 17 de Mayo de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad

 

Desnudo

Etiquetas

, , ,

Desnudo,

      me despojo

             ante tus ojos.

Escribo,

     me derribo

            a tus pies.

.

Sólo me quedan jirones

              de piel,

piel desnuda,

          lacerada por tu mirada,

                        al sentir tus ojos,

                abrasada.

.

Desnudo,

        me entrego

                 como nunca me entregué,

   en mi mente te llevo

           aunque ya no estés.

.

Desnudo me muestro como llegué,

         sincero

                   aunque con mucho celo.

.

Frío tengo

         cuando tú te marchas,

y busco,

         y no estás,

                y entonces comprendo.

.

      Solo,

              desnudo me encuentro.

 

 

.     *Lori Meyers nos acompaña el poema, con una canción en la que también se descubren, ya solos.

Y no estás

.     **NA: Publicado originalmente el 27 de Febrero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad

¿Dónde está Abril?

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Hace un par de días me desperté azarado y no sabía muy bien porqué, solo noté que me faltaba algo. Me incorporé de la cama, estaba solo, completamente solo, tampoco era demasiado raro estarlo, desde hace tiempo lo estoy, pero mis miedos, mis inseguridades y mis angustias vinieron todas de golpe a buscarme, a sacarme de la habitación. Me hicieron recorrer la casa entera, yendo al salón primero, después a la cocina, y todo estaba solitario. Volví al dormitorio y la cama estaba vacía, iluso pensé que allí lo encontraría, te encontraría. Me puse a pensar qué estaba sucediendo, a qué se debía este estado de ánimo, qué me pasaba. No había pensado en los últimos días, en los últimos tiempos, pero de repente me vino toda la conciencia, a visitarme, a avisarme que algo me estaba ocurriendo. Toda la congoja se me agolpó en la garganta. Llevo dos días sin poder recrearlo, sin hablarlo y sin escribir sobre ello. Era tanta la rabia y tanto el dolor que me visitó que no podía afrontarlo, no quería enfrentarme a ello, ni revivir ese estado interior, no quería proyectar imágenes que derivasen de unos momentos de agobio y aflicción. La inquietud se había apoderado de mí, la opresión se adueñó de estos días que me hicieron recordar que todo un mes había pasado de largo, que otro año más lo borré, y me salté treinta días de mi vida. Él, que tiene que ser lluvioso, queda seco, más que seco desértico, sin nada que lo habite, y pasa raudo, como si no hubiese existido. Él, que estuvo tan lleno de vivencias compartidas aparece sumido en un vacio conmovido. Te borré con tantas ansias que me llevé por delante todo un mes. Y cada año me digo que no debe ser así, que el daño me lo hago a mí mismo, por desperdiciar esta vida que es la única que tenemos y que no se repite, que lo que no vivamos, que el tiempo no “vivido” nadie nos lo devolverá, pero caigo en el mismo error una y otra vez, año tras año y ya van demasiados. Y el mes que deber ser de la explosión de la primavera, de los nuevos proyectos, de dejar atrás lo gris, lo invernal y que debería transformarse en luz y color, y transmutarse en alegría y diversión, en búsqueda de nuevos planes y que pase lo triste y frío para encontrar la calidez de un sol nuevo que haga olvidar ese otro que se extinguió y dejó de calentar, de dar vida a un futuro en común, desaparece de mi horizonte. Y resulta que todo eso me lo pierdo, quedo frustrado cada vez que llegan estos tiempos, y me doy cuenta que mi recuerdo vital último es de marzo y hoy ya me encuentro en mayo, y maldigo a quién me robó el mes de abril, y te maldigo por visitarme siempre el primero de mayo, para hacerme ver que otra vez ganaste y me borraste el mes de abril.

 

 

.     *Sabina se pregunta quién le robó el mes de abril, pero el protagonista de nuestro relato no se lo pregunta puesto que cada año lo tiene muy presente, es alguien que le robo el corazón y en él se llevó todo un mes.

¿Quién me ha robado el mes de abril?

.     **NA: Publicado originalmente el 3 de Mayo de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad