Amenaza y chantaje en los días raros

Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Demasiados días moviéndome entre la amenaza y el chantaje, en una marea incesante. A ratos la tristeza toma el mando, y me veo incómodo, falso, basándome en el engaño y en su inocencia, pero no veo otra manera de convencer y corregir y enderezar. Aunque me dicen; -no hay que verlo así-, y salvan la crudeza del asunto con eufemismo llamándolo negociación. Me consuelo pensando que pronto ha de pasar, que no es lo normal, que estos son los días raros.

 

 

.     *Como dicen Vetusta Morla; “Aún quedan vicios por perfeccionar en los días raros”. Supongo que esto lleva su tiempo y quedan aún muchos días raros…

Los días raros

 

Febrero

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Si estás pensando en dejarme, hazlo. Pero no lo hagas todavía, espera un poco más, no lo hagas en febrero que es como empezar de nuevo. Si recuerdas bien, nuestras vidas se juntaron en este mes, y si me abandonas no lo podré soportar, sentir el inicio y el final todo en una palabra me puede matar. Lo que no entiendo es qué pasó, ya sé que nada es igual, que han pasado muchos febreros y el desgaste entre nosotros acabó con la pasión, pero mi cariño no se terminó, y no comprendo qué te pasó a ti, que mi amor ya no te vale, y dónde quedó el tuyo por mí. Aquél primer febrero hizo más frío que en todos los inviernos, nos acurrucábamos en los bancos de cualquier calle, no teníamos dinero para refugiarnos en los bares. Ese primer febrero nos sentíamos inmunes al viento helador que golpeaba nuestros rostros, que se juntaban para besarse, nuestros labios calientes se fundían y desafiaban a los copos de nieve que nos caían y se derretían en nuestras caras, que hoy evitamos mirarnos. Tus ojos tan próximos en ese febrero hoy no logro verlos, los cierras y apartas para evitar mi mirada, que te suplica para que no te vayas. Dices que te miro y te imploro, y que eso no lo aguantas, que ya no queda nada, que no insista con ese mirar, no soportas volver a mis súplicas para hacerte recordar. El hielo que fundimos aquel febrero hoy te hiela el corazón en este que hace calor. Tenemos que tomar caminos diferentes, que nos alejen, fuera de cinismos lo sé, pero que no sea en febrero, espera un poco más, si no, no lo podré soportar, recordar cada vez este mes ya no con cariño si no con todo lo demás, con el rencor ahogado por el abandono que me harás y que siempre a ti me unirá en este mes tan amado que a partir de ahora no podría sobrellevar. Vete, pero un poco más tarde, no me dejes en febrero, con el dolor en el mes que más quiero, aunque tú ya no estés no me rompas febrero, ya me destrozas el corazón si te marchas de mí, pero detente, que no sea en febrero, cada vez que lo pienso me pongo a morir.

Y sé que te pido una estupidez que ya no hay nada, que ya nada va a cambiar y que piensas que da lo mismo la fecha, sé que en el fondo ya no estás y no estarás en lo que queda y nada va a cambiar, pero para mí no es igual, recordar que te conocí en febrero me hace temblar, y cada vez que llegue otro año pasearé por las mismas calles, quizás te vuelva a encontrar, pero si me abandonas en febrero no podré salir en busca de esa piedra donde poder volver a tropezar, habrá otro recuerdo que me lo impedirá. Te lo pido, en febrero no lo hagas, no me digas adiós, espérate a mañana, que ya marzo será.

 

 

.     *La música de La habitación roja nos trae su febrero, que me ha inducido a situar mi historia de abandono en este mes, para enlazarlo con la canción.

Febrero

.     **NA: Publicado originalmente el 29 de Febrero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

De temores y fantasmas, vuelve la poesía.

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

.

Llegan las necesidades del hijo y desbaratan la poesía,

pero sobrevive, y vuelve

de temores y fantasmas vencidos sobre el hijo.

 

 

.     *Como dice la canción de Vetusta Morla, “Fue tan largo el duelo que al final casi lo confundo con mi hogar”.

Cuarteles de invierno

vetusta_morla_la_deriva-portada

 

 

Perdida otra vez

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Cuando llegó, hacía bastantes años que no sabía de ella, éramos de esos amigos que se ven sólo de copas, y la fuerza de la costumbre y la repetición y el encuentro fortuito o no buscado hace que te vayas creando un lazo de amistad lejana, más de vista que de sentimiento, más visualizada que sentida. Todo empieza con la presentación por medio de un amigo común y continúa con leves saludos, con gestos y miradas alejadas, breves movimientos de cabeza y sonrisa livianas, y poco a poco eso da paso a conversaciones cortas en la barra cuando se coincide allí por la necesidad de pedir una consumición, y sin posibilidad de escape, y después  otros días los saludos son más largos y efusivos y las barreras de cortesía se van limando y se convierten en confidencias y risas, y ya los contactos no se producen en la barra o en la distancia si no que hay un acercamiento al lugar donde está el otro, y parece que se llega  a una complicidad que se transforma en afecto y poco a poco aparece la atracción física, esa que hasta el momento no había sido el motivo de relación, y surge lo inesperado, una noche larga, sin darse uno cuenta aparece el deseo y los besos se abren camino entre el humo del local, rodeados de gentes que ya no importan, y de música que se oye pero no se escucha, se transforma el entorno en un lugar en el que se flota ajeno a lo que sucede alrededor y los ojos se cierran y el aire se vicia de vicio, hasta que encienden las luces y hay que iniciar la marcha a otro sitio donde poder aplacar la calentura y ardor y lascivia, encendidos y difíciles de apagar, y es cuando ofrece su casa y todo se inunda de prisa y urgencia y celeridad, y de cierta inseguridad, no es un ducho amante, no ha tenido tantas experiencias que le den cierta solvencia en las distancias finales que no le generen dudas del éxito al término de la noche, pero se lanza y va, y tardan en llegar y se enfría la situación, y parece que todo acaba, pero de las cenizas queda un rescoldo y cuando se quedan solos ella pone música y se mecen con ella y resurge el calor aplazado y la pasión urge de nuevo al encuentro, los besos, las caricias y finalmente el sexo, mundano y  enérgico, toda una combustión entre los dos.

Y llega de nuevo después de haber desaparecido, y me veo a su lado tanto tiempo después de aquella noche sin fin en la que fuimos amantes y en la despedida me dijo; -hasta pronto, nos veremos por ahí-, y no fue así, no nos vimos por ahí. Han pasado los años y aparece ahora como renacida, me cuenta que vivió fuera que lo estuvo haciendo en una isla, y que volvió a la ciudad hace poco, que quedemos, que salgamos por ahí, y yo tonto caigo otra vez, quizás ansiando repetir lo vivido al son de aquella canción de Bosé que puso en su casa la noche que fuimos uno y no dos, que rodamos por su salón, desnudos y sin pudor, y le hago caso y salimos y tomamos y nos divertimos y vuelve a llevarme a su casa que ya no es aquella casa, es otra diferente, en otro lugar, y los recuerdos no me invaden como creía y esperaba al entrar, hasta que pone otra vez “Te amaré” y todo el recuerdo se viene encima, y me pregunto qué pretende de mí y no lo logro entender, pero me dejo querer y hacemos el amor otra vez, y me dice que he mejorado con los años que lo ha pasado muy bien, que hoy fue mejor que ayer, pero los dos sabemos que aun siendo peor aquello queda como mejor, lo de ayer está en la memoria, y lo que está allí como primera vez está idealizado y no se puede competir con ello, aunque lo de hoy nos parezca mucho mejor con el paso de los días entendemos que aquello perdurará más que lo nuevo, que lo de hoy, que lo de este momento, que quizás con tiempo, con mucho tiempo sustituya a ese primer recuerdo, y pensando en esto, que podría suceder si se repite una y otra vez, despierto de golpe del ensueño al encontrarme que ya no está, que varios días después se ha vuelto a perder.

 

 

.     *Hoy con la música de Love of lesbian y su primera combustión como la del protagonista, y la de un jovencísimo Bosé cuya canción forma parte del texto.

Te amaré”                                        “Mi primera combustión

  

.     **NA: Publicado originalmente el 15 de Febrero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad, algo modificado el texto y el título.

Resquebrajado

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Me parte el alma. Me parte el alma cuando se gira y desde allí con la puerta entornada, casi cerrada, de la mano de las monitoras y cuidadoras que lo acompañan en ese lapso de tiempo antes de que llegue la hora de clase me mira, con una mirada intensa, fija, con esa cara llena de seriedad y tristeza, con esos ojos suplicantes que me dicen; no te vayas, quiero seguir a tu lado, quiero estar contigo, no me abandones, y que me deja unos segundos petrificado sin poder evitar devolverle esa misma desazón ese mismo desamparo que percibo en él y que de repente me asola a mí, y aunque no llora, sé que por dentro se rompe como yo me rompo, que siente un frío que quizás aún no entiende, como yo siento ese escalofrío que me recorre todo el cuerpo que me angustia y ahoga, que hace que sienta los ojos inflamarse y puntearse de brillos líquidos, y salgo con todo el amor que le tengo anudado a la garganta, y exánime me quedo unos minutos dentro del coche reponiéndome, con la tristeza borboteando dentro y fuera de mí.

 

 

.     *Y  en ese cruce de miradas resuena “Cavatina” de la BSO de “The deer hunter

Cavatina

bso-the-deer-hunter

Me gusta cuando me hablas bajito

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Me gusta cuando me hablas bajito, como en susurros, como si fuese un secreto lo que vas a decir y no debe llegar en voz alta a los oídos de cualquiera. Me fascina todo lo que haces y dices, que no sé muy bien de donde lo has sacado, supongo que lo aprendiste de nosotros en algunos casos y de la escuela en otros. Me gusta cuando me contestas con tu hilo de voz ese “vale” que me desarma, y también ese otro que dentro de unos años no me hará ninguna gracia, ese “vaaale” alargándolo como de hastío por lo que te digo y que a tus dos años y medio de edad ya te empezaba a salir como cansado por mi insistencia sobre lo que debes hacer o no, y tú accedes a ello con esa obediencia a ratos rebelde que tienes, con ánimo de fastidio unas veces y de juego la mayoría.

Me gusta cuando durante el juego te corrijo y te digo que eso no puede ser, y me dices qué sí puede ser, que estamos jugando, y en el juego eso sí puede suceder, dejándome claro que sabes en todo momento discernir el juego de la realidad con una madurez impropia de tu edad. Me gusta cuando después de haberte dado un buen golpe o tras romperse algún juguete o de haber hecho alguna pequeña trastada, me dices; -no pasa nada-. Y es verdad, no pasa nada.

Me gusta cuando me dices; – vamos a jugar a malos-, y me pides en bajito que me quite los zapatos para subirme a la cama contigo y así poder revolcarnos abrazados, yo dándote besos y rozándote la barba por el cuello y la cabeza porque te hace cosquillas y te da escalofríos, y tú intentando zafarte de mis brazos y de mis manos que también te hacen cosquillas por todo el cuerpo, pero en cuanto lo logras enseguida me buscas subiéndote encima, poniéndote de pie sobre mí pecho para que siga la pugna, y hacemos como que luchamos pero sin ninguna violencia, sólo besos y cosquillas y tu risa lo inunda todo, y buceo en ella y soy feliz porque te veo disfrutar, y aunque termino agotado creo que estás siendo feliz en ese momento, y eso ya lo es todo.

 

 

.     *Me gusta acompañarlo por su mundo, que bien podría ser esa Albanta de Aute.

Albanta

luis_eduardo_aute_-_albanta-front

 

Donde se siente el amor

Etiquetas

, , , , ,

Lo sé ahora que han pasado dos años, lo sé con mayor certeza. Ya lo intuí el día de su nacimiento, cuando todo el amor se me hizo presente en la garganta, como un ahogo de felicidad, ese ahogo que no me permitía decir a la abuela; -ya ha nacido, ya está aquí entre nosotros-, y ahora cuando lo recuerdo me vuelve a pasar, y se me llenan de nuevo los ojos de lágrimas, como en aquel momento cuando yo solo en el hospital, en una enorme soledad, no podía evitar esa terrible plenitud mezcla de tantos sentimientos que juntos los sentía agolparse en la garganta, y es ahí donde siento el amor al hijo, aunque parezca menos poético que el corazón. Lo sé ahora porque cuando le miro, con todo mi cariño, por un motivo o por otro o simplemente sin motivo, por el mero hecho de ser él, me viene ese ahogo desde la parte alta del pecho hasta agarrarse con fuerza a la garganta, y asaltan a los ojos las lágrimas que pugnan por derramarse y algunas veces no puedo controlarlas y finalmente me ganan el pulso, y con ello me enmudece el alma.

 

 

.     *Como dice Juanes, es tanto amor que no se sabe cómo explicar lo que se siente…

Para tu amor

juanes_-_mi_sangre

 

.     **NA: Que el amor llegue a todos…. Feliz 2017!!!

El lenguaje, un peligroso virus

Etiquetas

, , , , , , , ,

Yo creo que si no hay pensamiento no hay lenguaje y sin lenguaje no hay comunicación, y que de ésta necesidad de comunicarse, de comunicar ese pensamiento es lo que nos lleva a tener un lenguaje, y es ahí donde surge el lenguaje como virus, ya que el fin de comunicar nace en mayor o menor medida con la intención de influir en el otro e incluso a veces imponer nuestro pensamiento, y allí toma vida el concepto de virus puesto que ese mensaje/leguaje inoculado, ya como un virus, se reproduce por sí solo en el pensamiento del otro llegando a tomar el control de su pensar; pero entonces en ese caso toma forma que primero es el lenguaje y luego el pensamiento.

Termino de escribir esto y me doy cuenta que no estaba del todo en lo cierto en el inicio de mi comentario. Ahora, (como he terminado escribiendo), creo que el lenguaje y el pensamiento son intrínsecos y generan una relación circular entre ambos, unas veces es primero uno y luego el otro, y siempre uno lleva al otro, aunque realmente el que termina asumiendo las riendas es el lenguaje, puesto que al final siempre nuestro pensamiento lo ajustamos y amoldamos al lenguaje; como decir y transmitir lo que tenemos en la mente. Humm, pienso de nuevo. Entonces creo que vuelvo a estar equivocado y sea cierto que es el lenguaje el dominador del hombre como se me está revelando sin yo quererlo con lo que estoy escribiendo. Al utilizar el lenguaje llegamos a modificar nuestro propio pensamiento, nos inoculamos a nosotros mismos ese virus que se reproduce internamente y nos hace cambiar o modificar la opinión o directamente nos genera una no del todo razonada.

Lo dejo ya, si sigo con el lenguaje quizás vuelva a cambiar de opinión y deje de manifiesto el pensamiento fácilmente voluble y permeable que tengo, dominado por el lenguaje.

 

 

.     *NA: Hoy mi comentario quizás haya quedado un poco enmarañado, discúlpame ha sido el lenguaje… y el pensamiento que no puede tomar asiento, como dice Aute.

De paso

Aute - Entre amigos

.     **NA: Este texto es el comentario que hice a una entrada en la que Borgeano reflexionaba sobre si era primero el pensamiento o el lenguaje. Hoy lo comparto aquí.

Disculpad que no haya puesto el enlace con la entrada referida pero es que no he conseguido encontrarla.

Hilvanando tu cuerpo

Etiquetas

, , , , ,

Hilvanando tu cuerpo,

roto, destrozado,

con los mimbres

desmembrados,

en la casa derrumbada

teñidos de negro y grana,

efímeras miradas,

llamadas lejanas,

silencios castigadores,

llantos por no oír llamadas.

.

Triste por el olvido

de quien creíste

te amaba.

.

Sollozos por no tener

aquellos gozos,

gozos que supuran,

tras tu mirada,

tierna, dulce,

abrasadora,

tu mirada.

Aquella que

provocaba lagrimas

en mis ojos por

no entender nada,

por intuir

tu ruptura anticipada,

por sentir que

se me escapaba

tu presencia,

tu mirada,

y solo me quedaba.

.

*Antonio Carmona nos pone la música a este poema en el que reconstruimos la figura amada con los recuerdos deshilados que aún guardamos.

Ay de mí

 

.     **NA: Publicado originalmente el 13 de Febrero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

Y me preguntaste (4ª parte)

Etiquetas

, , , , ,

El paso de esta riera que fue tu pregunta, detesto esa pregunta, tantas veces repetida en mi cabeza, – “¿te enrollaste con mi hermana?” –  me dejó dañado, magullado, con la piel a jirones. El torrente me llevó por delante y me arrastró sin miramientos, me suprimió de tu vida, de un plumazo ya no era, dejé de existir, fui sombra, sólo sombra a tu lado, fulminado deje de ser para ti y tú te diluiste para mí, pero sólo físicamente, nunca en la mente. Mis excusas no sirvieron de nada, contar que fue algo leve, pueril, que casi ni fue, simplemente unos pocos besos sazonados con manos poco entrenadas, ávidas de cuerpo. Tú no quisiste escuchar mis explicaciones, argumentar que fue algo puntual, que no se repitió, que ya pasó, que no sé ni cómo surgió, no sirvió de nada, tú ya habías decidido el veredicto, decías que no me enjuiciabas, que no eras quién para hacerlo, pero que de cualquiera lo esperabas menos de mí.

Viniste a por una respuesta que ya intuías te daría pie a salir corriendo, y nos apartaríamos uno del otro. Lo que se sabe y no se dice, o no se escribe ni verbaliza, y queda dentro sin ser compartido nos da una excusa para seguir, pero si lo hemos nombrado ya no es lo mismo, no podemos seguir adelante, juntos y al lado, paseando nuestra amistad. Cuando lo sabido es compartido y conocido, ya no se puede hacer como que no se está enterado, que nada de ello ha sucedido, que todo sigue igual. Y más si es un acto que nos deja mal parados, o deja mal parado al otro, entonces todo se acentúa, y lo que queremos es poner distancia. Sentirse defraudado o haber defraudado nos deja tocados de tal manera que es difícil seguir con una carga de duda e incomprensión. Mi reconocimiento de los hechos por los que me preguntabas, por aquello de lo que fui protagonista activo, a veces arrepentido, por haber estado involucrado en esa situación, nos llevó a un adiós. Uno hace cosas que entiende intrascendentes, creyéndolas inconsecuentes, no evalúa el futuro que quedará marcado por algo pasado, previo a un “ahora” decisorio y concluyente, una acción nimia a los ojos precoces, que no saben ver ni medir las consecuencias de un episodio infantil, exploratorio, y de descubrimiento, que al hacerse presente por la palabra, nos deja sin un posible futuro, uno de ellos, de tantos que nos esperan, y que se irán borrando o definiendo según nuestras decisiones y hechos.

Y vuelvo a aquella tarde, donde emprendimos la separación aún estando todavía sentados, y me veo preguntando cómo arreglarlo, como puedo resolverlo, y sin movernos, siento que cada vez estás menos a mi lado, quisiera abrazarte pero estás más y más lejos, no te siento aquí, y sé que ya nuestras vidas seguirán sendas diferentes, divergentes o paralelas, y soy consciente que nunca se cruzarán, todo por una pregunta, todo por una respuesta, todo por una desilusión, por la ruptura de un nexo que no veía tan fuerte, por un vínculo que realmente no lo era, pero para ti lo fue, lo sentiste como una infidelidad cuando aún no existía el compromiso o ligazón, como una traición a la pareja que nunca fuimos y que desde ese instante no seríamos jamás.

Y tú me preguntaste y todo acabó sin haber empezado.

 

 

FIN.

.     *Pereza nos acompaña el texto, pensando en aquella tarde y en la noche que la siguió, donde todo fue invierno y no quedó sitio para los dos.

       “Pienso en aquella tarde”                        “Estrella Polar

 Pereza-Algo_Para_Cantar-Frontal Pereza-Aproximaciones-Frontal

.     **NA: Publicado originalmente el 21 de Febrero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.