Aire que respirar

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Aparta esas penas que no son suyas, las de ella, si no de otro que se las acerca y quiere compartirlas, y se las carga y ella se revela y no las asume, quiere librarse de tipos que le asedian con sus agobios y tristezas, ella busca la libertad, bastante tuvo con aquel tipo que coartaba su vida, sus salidas, su forma de vestir y hasta sus amigas, que le imponía el largo de la falda y del escote, de esos tipos huye como si de una plaga se tratase, corre rauda para escapar de hombres que no aceptan su autonomía y quieren decidir por ella. Creía haberse liberado de todos esos y ahora llega él y descarga todas sus flaquezas sobre su persona, y después de cada discusión y ruptura dice que cambiará, y luego vuelve a ser lo mismo, y comienza otra batería de sospechas y recelos y dudas, que le llevan al cabreo y enfado, y de nuevo la pelea, y los celos y suspicacias emponzoñan todo. Ella quiere librarse de los fardos de sentimientos oscuros que le imponen, que no son suyos y no los quiere portar, uno solo desea ir ligero por la vida y con lo que nos cuesta desprendernos de nuestras miserias no estamos dispuestos a llevar las de otros que nos agobian y nos hunden, nos deprimen y angustian y ella lucha a brazo partido por su liberación, le dice no y mil veces no, y sale en busca de aire fresco, de aire limpio de tanta acritud. Todo lo que vio en él se desmorona día a día, sólo reconoce en su rostro una mirada sucia y fría donde antes había una transparente y cálida, hoy sus palabras acariciadoras han desaparecido y solo hay ásperas y cortantes, el idilio se convirtió en pesadilla y en llamadas hostigadoras, en llanto tras el teléfono, en promesas incumplidas. Se ahuyenta de los castigadores y verdugos, de los maltratadores sicológicos y físicos, de los que la empequeñecen y disminuyen y no acepta chulos que dirijan su vida, se quiere alejar de él que la asusta con su ignominia y constante humillación, rechaza ese dolor que la quiere causar con lo que él llama amor, supurante de odio y malevolencia y no de cariño y afecto y atenciones que prometía con sus besos y sus manos, esas que la rozaban con mimos y ahora aprietan sus brazos, y quiere zafarse del acoso y escapar de ese yugo que la ahoga y en que teme se conviertan sus dedos y no solo opriman para darle miedo si no que no se paren y acaben con ella. Y aparta toda sumisión y evita llevar ese peso que no es suyo que es de otro, y lo que teme es que venga uno nuevo que le quiera colocar su mezquindad y necedad con la que frustre sus deseos de encontrar a alguien con quien compartir y no de quien recibir sólo quebrantos y menosprecios, y se ensombrece su mirada pues le cae el desaliento y la duda de si será posible encontrar la felicidad, esa que le aparece esquiva entorno a los sentimientos, y sale en busca de aire que respirar.

 

 

.     *Amaral y Bebe nos traen estas canciones de mujeres que muestran la necesidad de salir, gritar y encontrar la liberación, sirviéndonos como banda sonora ideal al texto de hoy.

Salir corriendo”                                 “Ella

 

.     **NA: Publicado originalmente el 9 de Febrero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

K

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Querida desconocida K.

Me dejaste una carta en mi buzón, creo que por error, aunque puede que no sea así y que en un pasado remoto sí que tú y yo hayamos compartido afectos, y que pasado el tiempo te surgiese la necesidad de ponerte en contacto conmigo, aunque como tú misma me dices yo te pidiera que nunca lo hicieses, pero sinceramente si es así debe ser en un tiempo muy antiguo y no con la proximidad temporal con la que me hablas, puesto que esa letra con la que firmas no me da ninguna pista sobre quién puedes ser, nadie que yo conozca empieza su nombre o apellido por tal letra, y tampoco me suena como apodo o nombre secreto o en clave para mantener la relación oculta a otros o como simple juego y complicidad entre los dos. En cualquier caso de ser cierta esa posible relación entre ambos yo he desterrado esos recuerdos de mi cabeza por algún motivo. Ha pasado un mes desde que al llegar a casa encontramos tu carta, sí, dije bien, encontramos, quizás no lo sabías pero tengo pareja desde hace tiempo, ese otro nombre que viste en el buzón es el de ella, lo que no te impidió deslizar la carta, fuimos los dos juntos al revisar el correo los que nos topamos con el sobre que se dirigía a mí, sin sellos ni matasellos dejando en evidencia que fue dejado en el buzón directamente sin ser mandado por correo, ni depositado por un cartero y sí dejado por la mano que escribió, algo que me produjo cierto escalofrío. La curiosidad hizo que abriese enseguida la carta en su presencia y al preguntarme sobre su contenido ella no creyó lo que le decía, que era una equivocación que debían haberse equivocado de buzón, que era de carácter íntimo. Ella me solicitó la carta y yo se la mostré, no tenía nada que ocultar, estaba seguro que yo no era el destinatario de aquellas letras pese a que mi nombre sin apellido aparecía en el sobre, pero al leerlo ella misma su semblante cambio, sus ojos se pusieron vidriosos, su cara reflejaba una mezcla entre sorpresa, ira y deseo de llanto. Empezó un interrogatorio cargado de celos, sin atender a mis razones, ninguna de mis respuestas fueron creídas por ella, me desesperaba esa negativa a creer en lo que le decía, rechazaba mis argumentos sobre la imposibilidad de un desliz sentimental por no ser deseado y que además con la vida que llevábamos no había ni siquiera oportunidad de ello, y que si fuese alguien de mi pasado que reaparecía no era bajo mi conformidad, no buscada ni aceptada esa presencia de mi vida anterior a ella, como en la propia carta ponía, si fuese cierto ser yo el destinatario, por tanto no tenía sentido ese ataque de celos, y así pasaron un par de semanas, con el enfado y enojo y la sombra de duda y desconfianza como compañeros cotidianos. Por más que insistía cada día en que no había nada entre la persona de esa carta, es decir, tú K y yo, que no conocía a la responsable de esa desesperada e impulsiva carta de amor, no hubo manera de que ella cambiase de opinión, todo lo nuestro se había derrumbado de golpe, todo estaba acabándose por un error, por unas letras de una desconocida. K, aún sin saberlo seguro, te trato como mujer porque me siento más cómodo pensándote en femenino, me parecería más rocambolesco y ridículo que todo este equívoco que ha desmontado mi vida a día de hoy fuese por las letras de un hombre dirigidas a su deseado amante, que sin duda en este caso sí puedo asegurarlo no sería yo puesto que nunca estuve en esas tesituras. Te escribo ahora pasadas estas dos semanas tras el abandono de mi pareja, ya que me gustaría conocerte, al menos querría ver el rostro de la persona que ha hundido y arruinado mi vida actual en pareja. No temas, no hay ánimo de daño o venganza, solo fuerte deseo de conocerte.

Sin otro particular, te espero pronto, ya sabes en dónde vivo.

Un abrazo.

 

 

.     *Todo se vuelve Irónico al final, como nos canta Efecto Mariposa.

Ironía

efecto_mariposa_comienzo-portada

.     *NA: En el blog “el bic naranja”, su autor Fernando Vicente, los viernes propone un ejercicio de creatividad, mostrando un vídeo o una foto o un texto para que cada uno desarrolle y cuente la historia que le sugiera ese elemento; catalizador y detonante. Arriba leíste mi aportación a ésta su propuesta;

Imagina: Una ciudad cualquiera, 1957. Regresas a casa después de un viaje y encuentras la carta de un desconocido en el buzón.

Ayer fui a tu casa y no estabas. Sí, ya sé que no debí hacerlo, que me lo prohibiste, pero ¡ay! no puedo vivir así, sin apenas verte, sin saber de ti. La desesperación de sentirte lejos me consume.

Sabes que haré cualquier cosa que me pidas. Por favor, ¡escríbeme!

K.

Evidentemente es un error. No conoces a esa persona de nada, no sabes de qué está hablando ni que une a K. y al destinatario de la carta. Aun así, le contestas… ¿Qué le escribirás?

Un verano

Etiquetas

, , , ,

Calor, hacía calor, viajando en bicicleta por aquellas carreteras sin tráfico, juegos en la era, deseo en la chopera, la infancia y la adolescencia nos tienen los sentimientos a flor de piel, en ese momento no lo sabes pero ahora con el tiempo lo sé. Ese verano llegué sin conocer a nadie, los días primeros fueron de aburrimiento y soledad, de lento pasar, horas y horas sin nada que hacer salvo leer, pasados unos días, por medio de mi tía conseguí hacer un amigo, este me brindó la posibilidad de conocer más chicos en ese lugar que para mí era en un inicio un destierro, quién quiere ir a un lugar a comenzar de la nada y menos a esa edad, pero hice amigos con los que compartí todas las tardes, en la hora de la siesta toda la tranquilidad del verano caía sobre las calles vacías, jugando a las cartas tirados allí en las pequeñas aceras, muy pegados a la pared, huidizos del sol justiciero que caía en las horas de sesteo, compartí las mañanas, recuerdo las dominicales en la plaza de la iglesia, siempre esperando que saliesen los demás de ella, yo nunca entraba, ya desde joven me produjo rechazo y aversión el mundo de los altares, nunca entendí el paraíso prometido, el nirvana conseguido por escuchar y comulgar con cierto tipo que dice entablar cierta amistad con un tal Dios. A la salida de mis amigos, todo el mundo endomingado, ellos y yo, buscábamos la diversión que en aquellos tiempos y que aquellos días consistía en poca cosa, bajar al bar, jugar a futbolín, o simplemente estar, sobre todo estar, e intentar coincidir con las chicas del lugar, que realmente no eran del lugar si no forasteras como la mayoría éramos. Yo no atraje mucho su atención, ellas no me hicieron demasiado caso, pero yo me enamoré; delgada, morena, seria y risueña a la vez, ella me gustaba pero nunca se lo hice saber, y yo siempre pensé que le gusté, complicidades me lo hacían creer, mi pasó por su vida fue tan vacuo que recordar las fantasías que cada noche recreaba me hacen meditar lo tonto que podemos ser cuando pensamos querer, las noches pasaban deseando llegase el día para verla, para encontrarla, salía por las mañanas en busca de su posible encuentro, cuando sabía que era ilusorio, sus rutinas nunca le hacían aparecer antes de la tarde avanzada, las madres a las chicas no las dejaban salir por las mañanas, pero yo impenitente no dejaba de intentarlo, y una tras otra me retiraba amargado, y las tardes y las noches coincidentes no llegaron a tener ese final deseado de amor correspondido que yo siempre tuve en mente, un buscado y desesperado destino fatuo, y se acabó el verano.

Y vuelto a mi ciudad, siempre idealizaba la posibilidad de un encuentro casual, fortuito, involuntario, y pasaron los años y más tiempo que años, un invierno helado en la mente, que es lo que hace que todo se congele, que quede en el pasado, y cuando menos lo esperé, un verano, una voz me dijo tu eres quién eres, y yo dije sí, y la imagen que apareció ante mí, no la reconocí, bueno sí, pero no como antaño, ya no era esa figura que mi memoria guardaba bajo candado, apareció un espectro que no era de mi pasado, era otra cosa que ya no distinguí, ella se interesaba por mí, y yo me decía que es tarde que hoy no, que hace diez años sí, pero que lo arrebatador que le parecía hoy me dolía de lo laso que fui para ella en el pasado, lo que hoy ella quería me hacía daño por no haberlo atendido allá en el tiempo que yo por ella todo lo hubiese dado, y marché con todo el pensamiento nublado y oscuro y dudando de lo que me había pasado, cuando lo quise no fue y hoy que ni me seduce ni lo quiero el tiempo me lo ha puesto fácilmente a mano, y esa herida que se abrió en aquel lugar, de golpe se cierra y queda sanada.

 

 

.     *Los recuerdos nos hacen esperar la señal pero esa no llega y cuando llega ya no es lo que esperabamos, hoy acompañan el texto Los Secretos lacónicos como siempre.

La calle del olvido”  “No vuelvas nunca más

.     **NA: Publicado originalmente el 3 de Febrero de 2012. Hoy, con leves cambios, recibe una segunda oportunidad.

Tu cara borrada

Etiquetas

, , , , ,

Todo ha cambiando y no hay nada de aquello que vivimos, recuerdo bien esos años en que éramos niños y jugábamos en el patio, fuiste mi primerísimo amor, aunque éramos tan pequeños que quizás es ridículo pensar que eso era amor, lo que sí tengo por seguro es que es el mismo sentimiento que el resto de la vida me acompañó cuando alguien me gustó. También fue la primera vez que sentí el abandono, apartado de tu lado, no pudiendo verte cuando quería, hubo un enfriamiento en nuestra amistad que nunca entendí porqué sucedió, quizás tu madre te prohibió verme, quizás fue tu padre quién no veía con buenos ojos que me pasase todo el tiempo en vuestro patio, era el único niño entre todas las niñas, pero de pronto todo dejo de ser como era, ya no había juegos comunes, ya la puerta de tu casa quedó cerrada y no podía franquearla ni andar por ese pasillo estrecho y angosto que finalmente se abría para acoger nuestros entretenimientos, ya no podía jugar a médicos ni tenderos ni ser el hombre en esos juegos, todo se viene abajo cuando uno queda desconsolado y al margen de todo lo vivido durante un tiempo, sobre todo durante un largo verano que acabado nos dejó separados. Se terminó ese tiempo de relajación y calor y vacaciones y asueto desenfrenado y lánguido estío, llegaron las tardes de finales de agosto con sus tormentas de verano, cambiante tiempo que nos augura la finalización de la felicidad, vagando por delante de tu puerta ya siempre sellada, ese portón de chapa y cinc me obligaba a estar allí cerca al acecho por si se abría y llegaba tu llamada, jugaba allí con otros chicos a otros juegos que no me interesaban pero como excusa para poder estar atento a cualquier resquicio que dejase ver el patio entreabierto, y el patio no lo volví a pisar, los pocos momentos que seguimos compartiendo ya no serían allí, fueron frugales momento en otros lugares, alejados de aquel jardín solado, algún encuentro fue en el cercano descampado, y te cambiaste de barrio y ya todo se desvaneció por completo ya no era sólo una puerta lo que nos separaba, era distancia insalvable y se perdió tu rastro, ya nada siguió existiendo, tu figura ya nunca fue y caprichoso el tiempo me ha borrado tu rostro del recuerdo, y casi tu nombre, que me ha costado recordar, tengo nítidos los sitios y los sentimientos y los momentos, pero tu cara quedó disipada por la ausencia durante todo este lapso y no la puedo ver y me esfuerzo y solo vislumbro el color de la tez, morena, el pelo largo, pero la faz queda velada y me pone triste no poder ver lo que tanto aprecié y con quién mi infancia disfruté y no recordar como era tu sonrisa y no ver tu rostro de ayer que me impide saber cómo será tu rostro de hoy o al menos poder imaginar cómo será tu cara actual, y si la vida nos cruza los destinos no sabré que eres tú.

 

 

 

.     *Lo tan lejano se nos borra y queda quebrado el recuerdo, parcializado, con nitidez y a la vez velado. Efecto Mariposa nos ayuda a recordar lo pasado y su poso.

1994”                                                “Melancolía

 

.     **NA: Publicado originalmente el 6 de Febrero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

Volver a empezar

Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Allá, lejos de la multitud, sumidos en el desamparo, en la isla salvaje, despojados de la civilización, nos unimos como nadie, todo estaba en contra de nosotros pero nos hicimos fuertes y luchamos por querernos, pero aquello pasó y hoy he decidido que ya no más, la rutina asesina nos ha hecho desbocar, todos los avatares que pasamos no nos han hecho madurar, el amor se acabo y no queda por lo que batallar, cada uno mira para otro lado cuando despertamos, las lágrimas por ti no me hacen feliz y necesito echar a volar. Del recuerdo no podemos continuar alimentando un futuro que nos hace daño, necesitamos otros corazones que buscar, que nos refugien y quieran y que nos traigan felicidad, esa que ni tú ni yo nos podemos dar. No me digas que los buenos tiempos volverán, es engañarse una vez más, no vale la pena, es mejor afrontar una ruptura que no dejarse acomodar por el tedio, solo hay una vida que vivir y debemos hacerlo sin sufrir, busquemos otras islas donde poder empezar bajo otras palmeras que nos hagan disfrutar de un amor duradero que no nos supimos dar, ese amor se extinguió, no son reproches solo te quiero contar que ya lo nuestro no tiene donde llegar, que el horizonte está tan lejos que es mejor parar, hace tiempo que nos perdimos y no avanzamos de la mano, nuestros caminos se bifurcan y no quiero seguir a tu lado, tu quieres decidir por dos pero yo estoy cansado, necesito descansar , necesito tomar aire y respirar, quiero la soledad, los días están contados y no hay nada más que perder, es hora de volver a empezar.

 

 

.     *A veces los caminos no están claros y se ven lejanos y nuestro compañero de viaje no nos deja respirar y necesitamos separarnos para no sucumbir en el trayecto, Vetusta Morla nos lo recuerda.

Al Respirar”           “Sharabbey Road

Vetusta_Morla-Un_Dia_En_El_Mundo-Frontal

.     **NA: Publicado originalmente el 27 de Enero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

La fiebre de tu veneno

Etiquetas

, , , , , , ,

Tu veneno me trae la fiebre, me la trae a la cama, empapo las sábanas, me hace hablar en voz alta, delirar, recordar que me abandonaste sin empezar, intoxicado por ti desde entonces me digo ojalá no te hubiese conocido. Tu silencio me clava una vez más tu presencia en mi cabeza, tu negativa a seguir conmigo, la renuncia a una vida juntos, me lacera. El instinto de supervivencia me dice que debo olvidar pero la soledad todo lo altera, tu veneno me trae la fiebre y el llanto. Busco refugio las horas que te recuerdo, y no lo encuentro, el aislamiento en el que quiero estar para no ver ni recordar no me surte efecto, vuelves y vuelves y no puedo más en esta habitación que se me torna claustrofóbica, donde la humedad de mi cuerpo lo cubre todo, el aire viciado se convierte en ponzoña que me arrastra hasta los infiernos de la locura, desvarío enajenado por lo acontecido, por no superar tu marcha, por pensar que fui el culpable, y ese mutismo tuyo me destruye, no soy persona, soy despojos, soy muñeco, soy trapo, mi mente engendra fantasías de regresos y retornos y reapariciones, que nunca llegan, que me lastiman mil veces, quiero olvidar y no puedo, quiero sentir algo que no sea dolor y no consigo descansar, la fiebre de tu veneno en mi cabeza está.

 

 

.    *Muchachito bombo infierno y Bebe nos ayudan con su música a entender este veneno que se nos inocula silenciosamente y nos lleva al borde del abismo.

Ojala no te hubiera conocido nunca”           “Tu silencio

              

 

.     **NA: Publicado originalmente el 29 de Enero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

Todo termina con un adiós

Etiquetas

, , , , ,

Todo termina con un adiós, antes toca recoger las cosas, esas cosas que formaron parte de una vida, que formaron parte de dos y que ahora quedan huérfanas, esas que llevan huellas de dos y que ahora se les difuminan una de ellas, esas que ya no son tuyas y mías si no mías o tuyas. Todo termina con un adiós, antes toca hacer la maleta y meter lo propio sin coger lo del otro, toca el silencio, el rostro serio, el abandono. Todo termina con un adiós, antes toca asir los sentimientos y esconderlos dentro, muy dentro, borrar de golpe los recuerdos inmediatos y los de hace tiempo, sobre todo los de un tiempo lejano cuando éramos uno y más que dos, son los difíciles de encajar en nuestro equipaje, no caben todos es mejor soltar anclajes, soltar lastres que nos ayuden a navegar en la tormenta de emociones que debemos soportar. Todo termina con un adiós, antes nos tragamos los reproches, nos ahogamos, atajamos las lágrimas que no queremos salgan a pasear por nuestras mejillas, antes unimos nuestros cachitos de alma que desparramada por la casa quedaron, y con todo ello buscamos una mirada que dejé de observar el suelo, buscamos como decir ya no te quiero, y nos duele decir estás palabras que nunca creímos decir, pero hoy es lo único que nos une antes de decir adiós, todo lo demás lo hemos olvidado, las lagrimas no nos van ayudar y nosotros que tanto nos quisimos y tanto nos dijimos hoy no nos sabemos decirnos ni adiós y aunque no podamos contestar que nos pasó, lo seguro es que lo veremos distinto, algo raro y extraño darlo todo por perdido, sabemos que nos separamos para no vernos en años y quizás alguna vez vuelva nuestro compromiso y tu mirada llegue a mí, pero lo único seguro es que hoy nos decimos Adiós.

 

 

.     *Hay muchos adioses entre parejas, unos con afecto, otros con odio, con reproches, con preguntas o simples adioses sin más, unos deshaciendo en individual lo que fue plural, y otros preguntando que fue mal, hoy Maldita Nerea con su música nos ayuda a entender algunos de ellos y quizás también el adiós del texto.

.              Adiós”                                 “El último día

 

 

.     **NA: Publicado originalmente el 26 de Enero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

Humo de tabaco

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Antes era más fácil volver sin temor, el humo del tabaco lo camuflaba y ensuciaba todo, ahora ya no, ahora cuando vuelvo no hay nada que pueda ocultar el olor; el perfume en mi ropa, en mis manos, en mi cuello, en mi cuerpo, el aroma de otras esencias femeninas que no son las conocidas por ella, no las suyas. Aunque no sea demasiado tarde, siempre espero y deseo que esté dormida, para no tener que acercarme enseguida a darle un beso, así no habrá posibilidad de que descubra el acto ilícito en nuestro pacto de pareja, pero por si acaso no estuviese aún con el sueño cogido, entro en la estancia con rápido sigilo y en silencio me dirijo al baño como para no molestar, falsamente. La realidad es que regreso con la angustia de ser descubierto, y por eso enseguida voy al baño, para despojarme de las prendas y llevarlas al cesto de ropa sucia; la ropa es imán para los perfumes que quedan entre sus fibras con facilidad y perduran en el tiempo si no son lavadas, y me lavo las manos y el rostro, de nuevo, para quedar impregnado con el aroma familiar del jabón común, y eliminar todo atisbo de otros olores delatadores, aunque las manos y la cara ya pasaron por un lavado en el cuarto de baño del local o de la casa en donde estuve, si hubo ésta, siguen con ese aroma metido en mi nariz, quizá ya solo esté dentro de mí, en mi cerebro, y esté recreándolo de tal manera que me lo hace presente sin ya estarlo. Vuelvo a llevarme la mano hacía la cara, aproximo los dedos a la nariz, aspiro y aún me llega de entre mis dedos ese olor a sexo, que en el transitar interior de mis exploradores dedos se empaparon con ese jugo viscoso de penetrante olor producto del deseo y el placer, y que se ha quedado impregnando de tal manera que parece estar dentro de la piel, persisto en limpiarlas con más jabón, aunque es ridículo pensar que aún puede quedar su olor allí, lo creo, pienso que quizás sea bajo las uñas en donde quede un atisbo de ello; en la fogosidad del momento uno busca con denuedo el placer de ella y en ese fragor, las yemas y las falanges no son con lo único que se acaricia, sino que también las uñas intervienen sin control, rozando y arrastrando con cierto violento trajinar, indelicadamente, incluso haciendo pequeños rasgados inconscientes que sólo ella percibirá al día siguiente con pequeña molestia y leve dolor, que le hará recordar quién hurgo con violento placer horas antes en sus entrañas, e insisto en su limpieza con un cepillo de uñas. Me daría una ducha para evitar cualquier huella posible de rastrear por un olfato tan fino como el de ella, antes, cuando el humo, había un excusa perfecta para un baño al regreso de la fiesta y la celebración, meterse en la cama con ese asqueroso olor era algo que nunca nos gustó, traerse adentro de las sábanas esa suciedad siempre quisimos evitarlo, y más ese olor a tabaco que se queda impregnado en el cabello, incluso en las manos aún sin haber cogido un solo cigarro, y que nos llevaba a darnos una ducha rápida, no hay nada más placentero que te reciban unas sábanas limpias y con grato olor y meterse entre ellas recién aseado, haciendo de ello una comunión que nos eleva al sueño y la relajación total al llegar la noche o la madrugada tras el cansancio del día o del trasnoche, pero ya esa excusa se diluyó. Uno en su paranoia piensa que quizás podría haberse dado un baño en aquella casa después del sexo, si es que hubo casa, pero enseguida se da cuenta que eso sería aún más delatador, llegar oliendo a más limpio que cuando uno se marchó es como el olor a lejía que pone en aviso a la policía tras la pista de un sospechoso, evidenciando que hubo excesivo empeño en la limpieza de aquel lugar. Frente al espejo mientras seco mis manos y mi cara y mi cuello, sigo percibiendo el sabor de sus besos, el olor de ella, el dulce aroma de su perfume que en días no se irá de mi cabeza, y el olor acre de su sexo que creeré llevar como astillas de bambú bajo las uñas en una falaz tortura de remordimientos, e instintivamente hará que lleve mis dedos a olfatearlos absurdamente como un demente. Miro el espejo y veo una mueca de tristeza y debilidad, y echo de menos el humo con el que emboscarse para un regreso menos temeroso cuando el alcohol y ardor han sido incontrolables.

 

 

 

.     *Como en la canción de Sabina, quizás el protagonista sabe que todo es mejor con ella, y sin embargo…

Y sin embargo

Yo_Mi_Me_Contigo sabina -front

 

Necio cinismo de lo nuestro

Etiquetas

, , , , ,

.      Somos tan necios que nos creemos ombligo del mundo,

.      pensamos que el otro se preocupa de nosotros

.      cuando realmente está a lo suyo,

.      como nosotros a lo nuestro,

.      qué ilusos pensar que importa el prójimo,

.      y qué cinismo el nuestro,

.      cuando nosotros mismo

.      realmente solo miramos lo nuestro.

 

 

 

.     *Este texto surge como comentario a la entrada “Solo son cosas” en el blog de Borgeano, y tras leerlo de nuevo me di cuenta que tal cual pero versado podía ser un poemita, algo pesimista y negro. Luego todos somos libres de imaginar otro mundo mejor e idílico como el de Lennon.

Imagine

John Lennon - imagine

 

.     **NA: Leer a Borgeano es una invitación a la reflexión y al dialogo y al descubrimiento, y además, despierta la imaginación e inspira tanto que uno que intenta no ser necio y es consciente de su ignorancia sabe que de su mano aprenderá mucho y encontrará otros caminos y paisajes, fuera del propio ombligo.

Ahogado en alcohol

Etiquetas

, , , , , ,

Estoy en un bar que se convierte en el refugio del desamor, del fracaso sentimental. El alcohol me nubla la mente, me cataliza esas lágrimas que nos cuesta tanto que florezcan cuando nuestro estado anímico se mueve entre el amor y el odio, entre la incomprensión y la incredulidad.
El abandono sea deseado, provocado o sufrido nos lleva a la desesperación y toda la melancolía nos aborda de golpe, nos flagelamos con los recuerdos que nos ahogan, que nos hacen un nudo en la garganta que no nos deja gritar, nos sumimos en un letargo, en una levitación de la conciencia sobre lo que nos rodea, perdemos el equilibrio mental y corporal y caemos en un estado físico decrépito. Estoy en el bar apoyando la cabeza sobre la mesa, me quiero levantar y no puedo, solo veo un fondo borroso y nublado, la bebida y el líquido salado de mis ojos no me dejan ver el futuro que me espera, o mejor dicho sí que lo dejan ver, pero distorsionado, herrumbroso sin tu brújula que a tan buenos lugares me llevaron, que enderezaron un rumbo que llevaba derroteros peligrosos y ahora vuelven a encontrar escollos que sin duda no sé si sabré bordear. Me levanto como puedo y tambaleante salgo y no sé como llego a casa, caigo en una cama que me recibe fría sin ti, ¿qué pasó? me pregunto, qué errores nos hicieron odiarnos hasta no aguantarnos, hasta no poder ser amigos, hasta desear el olvido.

 

 

.     *Hoy acompañan al texto canciones de Maná y Los Rodríguez, lamentos sentimentales en bares donde nos refugiamos para pasar el trance empapados en alcohol.

Clavado en un bar”                        “La copa rota

 

 

.     **NA: Publicado originalmente el 19 de Enero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.