Temiendo tu perdón

Etiquetas

, , , , , , , ,

En el exilio del lamento

tengo un sufrimiento,

te encontré

como precipicio

y caí por tu abismo,

sin quererlo

tú fundiste mis pensamientos.

.

El dolor me ataca el alma,

la nostalgia, está aquí

y aún no has desaparecido,

estuviste tan cerca

creí tocarte ¿o era un sueño?

.

Debo dejar de pensar en ti

y tomar otro camino

para creer en mi,

no quiero una vez más

tus labios besar

ni tu comprensión asimilar

.

El tiempo que pienso en ti

me sumerge, me asfixia

me ahoga.

La rabia se apodera

del ser que soy,

me convierto en un holgazán

que deja pasar las horas

que se vuelve loco

.

El tiempo que preso me tiene

ahonda en mi garganta

desesperada, por no decir tu nombre

alabanzas inconexas, que derrumban

millones de sentidos.

.

Despavorido huyo

temiendo tu perdón

temiendo lo temido.

.

 

 

.     *Ondina nos deja su canción de huida, de deseo de empezar de nuevo, sabiendo que va a costar desprenderse. Al igual que el poema, donde no se quiere ser perdonado para poder comenzar de nuevo.

Una vez más

.     **NA: Publicado originalmente el 9 de Mayo de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad

 

Anuncios

Deseo de una noche

Etiquetas

, , , , , , ,

     Sexo de una noche,

     de un extraño,

     a veces en un coche

     otras en un baño,

     algunas, en lechos deshechos,

     cuerpos desnudos,

     tendidos, maltrechos

     por caricias denudadas

     de deseo cimentadas,

     mil promesas para mañana

     mentiras de lunas calladas.

.

     Desayuno y despedida,

     primera y definitiva

     sabiendo que es huida,

     teléfonos cambiados

     que jamás serán marcados.

.

     Partimos separados,

     ávidos de promesas

     que el día difumina

     dejando lejanas,

     como jamás nombradas,

     cual si no pasara nada,

     como si nada quedara

     cual ceniza soplada.

 

 

.     *Pedro Guerra, nos deja en su canción todo el deseo de una noche, que cuando ha quedado saciado, como en el poema, se hace ceniza, se hace nada.

Deseo

.     **NA: Publicado originalmente el 18 de Mayo de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad

 

Deseando desaparecer

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Esta madrugada desperté, y tú estabas junto a mí, cuánto deseé que te marcharas, o que hubiese otro cuerpo ahí, o quizás que no hubiese nadie. Deseo la soledad desde hace tiempo, no eres tú el problema, creo que el problema está en mí, que perdí el deseo de vivir. Nada me llena, todo me resulta vacuo, todo es angustia y tristeza, inquietud y congoja, por no entender esta infelicidad, esta desafección al mundo que me rodea, y en ese entorno estás tú, y temo hacerte daño y que el amor se convierta en odio y desprecio y desesperación por no comprender qué sucede, a qué se debe esta depresión vital, esta desgana de vida, esta ausencia de dicha, que tú te esfuerzas cada día en transmitirme y hacerme ver y sentir, juntos.

El delirio en el que me sumo, y me consumo, no tiene sentido. La vida es bella, pero la oscuridad se cierne sobre mi cabellera como águila que quisiera llevarse una presa, arrastrarla y alzarla al aire para dejarla caer y despeñarla. Y así me siento, en caída libre, volando hacia un abismo, oscuro y tenebroso, que se acerca y aproxima a gran velocidad, pero a la vez, contradictoriamente, lentamente, como si estuviese en un estado de evasión mental y alucinación, desconectado de una realidad huída por un mareo y vértigo que no permite pensar, que genera cierta inconsciencia, y deja el cuerpo varado en un lecho del que no puede levantarse. La angustia de este vahído, muestra al individuo que soy descompuesto, como trapo viejo olvidado y ovillado, con la bilis subiendo por la garganta, y provocando la arcada y el vómito. Y en el intento de auparme y avanzar, el cuerpo no mantiene la verticalidad, se cimbrea y mueve sin control, dando pasos adelante y atrás, pasos inconexos que dan lástima, pero la necesidad de llegar al baño me empuja y lanza hacia las paredes que se muestran lejanas y cercanas a cada paso descompasado. Y con la tez blanca y sin color, sin rubores de vitalidad, con la palidez enfermiza que llega dada por la lipotimia mental, que transformó el organismo en vehículo para un malestar que naciendo de la cabeza se perpetúa en el estómago, que se tuerce y me retuerce, me muevo por la casa. En este instante, es cuando más deseo desaparecer, la mente no domina los sentidos, las sensaciones son desagradables y desasosegantes, los placeres mundanos se muestran lejanos y se transfiguran en dolores que lo cubren todo y la vida se ve por ese prisma de molestia y fastidio y solo se presenta la insustancialidad de la misma. E irrumpe el deseo de velarse, hacerse nada y descansar.  Y en este deseo de esfumarse y borrarse de esta efímera eternidad, lo que más daño hace es pensar que puedo dañar. Y para no hacerte daño, para no hacerme más daño con este pensamiento de mortalidad, que me rompe y enloquece y mata por no matar, me alejo y pongo espacio entre ambos, y te dejo una nota: “te quise tanto, que el amor se me ha vuelto llanto”.

 

 

.     *Enrique Urquijo (y los Problemas) nos traen todo su desencanto, para acompañar la desilusión y tristeza de este relato.

Amor se escribe con llanto

.     **NA: Publicado originalmente el 17 de Mayo de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad

 

Desnudo

Etiquetas

, , ,

Desnudo,

      me despojo

             ante tus ojos.

Escribo,

     me derribo

            a tus pies.

.

Sólo me quedan jirones

              de piel,

piel desnuda,

          lacerada por tu mirada,

                        al sentir tus ojos,

                abrasada.

.

Desnudo,

        me entrego

                 como nunca me entregué,

   en mi mente te llevo

           aunque ya no estés.

.

Desnudo me muestro como llegué,

         sincero

                   aunque con mucho celo.

.

Frío tengo

         cuando tú te marchas,

y busco,

         y no estás,

                y entonces comprendo.

.

      Solo,

              desnudo me encuentro.

 

 

.     *Lori Meyers nos acompaña el poema, con una canción en la que también se descubren, ya solos.

Y no estás

.     **NA: Publicado originalmente el 27 de Febrero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad

¿Dónde está Abril?

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Hace un par de días me desperté azarado y no sabía muy bien porqué, solo noté que me faltaba algo. Me incorporé de la cama, estaba solo, completamente solo, tampoco era demasiado raro estarlo, desde hace tiempo lo estoy, pero mis miedos, mis inseguridades y mis angustias vinieron todas de golpe a buscarme, a sacarme de la habitación. Me hicieron recorrer la casa entera, yendo al salón primero, después a la cocina, y todo estaba solitario. Volví al dormitorio y la cama estaba vacía, iluso pensé que allí lo encontraría, te encontraría. Me puse a pensar qué estaba sucediendo, a qué se debía este estado de ánimo, qué me pasaba. No había pensado en los últimos días, en los últimos tiempos, pero de repente me vino toda la conciencia, a visitarme, a avisarme que algo me estaba ocurriendo. Toda la congoja se me agolpó en la garganta. Llevo dos días sin poder recrearlo, sin hablarlo y sin escribir sobre ello. Era tanta la rabia y tanto el dolor que me visitó que no podía afrontarlo, no quería enfrentarme a ello, ni revivir ese estado interior, no quería proyectar imágenes que derivasen de unos momentos de agobio y aflicción. La inquietud se había apoderado de mí, la opresión se adueñó de estos días que me hicieron recordar que todo un mes había pasado de largo, que otro año más lo borré, y me salté treinta días de mi vida. Él, que tiene que ser lluvioso, queda seco, más que seco desértico, sin nada que lo habite, y pasa raudo, como si no hubiese existido. Él, que estuvo tan lleno de vivencias compartidas aparece sumido en un vacio conmovido. Te borré con tantas ansias que me llevé por delante todo un mes. Y cada año me digo que no debe ser así, que el daño me lo hago a mí mismo, por desperdiciar esta vida que es la única que tenemos y que no se repite, que lo que no vivamos, que el tiempo no “vivido” nadie nos lo devolverá, pero caigo en el mismo error una y otra vez, año tras año y ya van demasiados. Y el mes que deber ser de la explosión de la primavera, de los nuevos proyectos, de dejar atrás lo gris, lo invernal y que debería transformarse en luz y color, y transmutarse en alegría y diversión, en búsqueda de nuevos planes y que pase lo triste y frío para encontrar la calidez de un sol nuevo que haga olvidar ese otro que se extinguió y dejó de calentar, de dar vida a un futuro en común, desaparece de mi horizonte. Y resulta que todo eso me lo pierdo, quedo frustrado cada vez que llegan estos tiempos, y me doy cuenta que mi recuerdo vital último es de marzo y hoy ya me encuentro en mayo, y maldigo a quién me robó el mes de abril, y te maldigo por visitarme siempre el primero de mayo, para hacerme ver que otra vez ganaste y me borraste el mes de abril.

 

 

.     *Sabina se pregunta quién le robó el mes de abril, pero el protagonista de nuestro relato no se lo pregunta puesto que cada año lo tiene muy presente, es alguien que le robo el corazón y en él se llevó todo un mes.

¿Quién me ha robado el mes de abril?

.     **NA: Publicado originalmente el 3 de Mayo de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad

 

Empalidece, la muerte

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

La muerte llega

pintando el rostro de blanco,

la muerte infecciosa,

la muerte palideciendo la vida.

 

Qué pensará en su duermevela

de la vida que se le escapa,

esa palidez cubriéndolo todo,

nadie sabrá ciertamente lo que sucedió

no estará para atestiguarlo,

para confrontarlo, para aclarar lo errado,

ya no hay tiempo para rescatarlo,

se va todo con él.

 

Y ella, a su lado, no quiere verlo palidecer,

prefiere un súbito final,

un sincope terminal,

de tanto amor no quiere verlo así

transparentándose por momentos,

no quiere recordarlo así.

 

Sufre lo que él de dolor no sufre, aunque

quién sabe que pasa por su mente adormecida,

en su baja consciencia,

si es consciente de la muerte que se avecina,

si siente esa palidez que le tinto el rostro,

si hay angustia o miedo,

o ya, sin remedio, liberación y deseo de descanso.

 

 

 

.     *¿Habrá angustia y dolor mental? Y si lo hay ¿cómo será ese dolor, cómo será esa angustia?

    **Hoy la música pertenece a la Banda Sonora de Barry Lyndon, alimentada con estas excelentes obras de Schubert y Haendel.

Opus 100 2nd Movement (Franz Schubert)          Sarabande (Georg Friedrich Haendel)

Por tu ausencia

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Cuando me fui

Lo que esperaba no llegaba

Las llamadas no eran contestadas

Me fui para huir de la soledad

Escapando del silencio que me trastornaba

 

Cuando te necesitaba nunca estabas

Llamadas nocturnas que evitabas

Me fui para no llorar más

Me fui y no me saliste a buscar

Las luces de tu casa ya no están encendidas

Se apagaron al marchar

 

Acorralada por tu recuerdo

Que ahora se hace en mí a cada instante

Tu imagen me recuerda que me fui para salvarme

¿Dónde estabas esas madrugadas?

Agarrada a la almohada te lloraba y añoraba

 

Me fui por el mutismo que recibí

Me fui porque estabas lejos de mí

Para estar lejos de ti me fui

En busca de otras manos fui

En busca de los mimos que no me supiste dar

 

Me fui para encontrar en otro las miradas por ti negadas

Me fui para hallar la alegría ausentada

Me eché a la carretera sin manta y sin cartera

Me fui al frío que era menos frío que ser tu compañera

 

Estuve encerrada en vida

Estuve enterrada sin entender mi vida

Me fui sin algarabía

Me fui para vivir lo que quería

Me fui y no sé si volveré algún día

 

 

 

.     *La música de Bebe inspira este poema, cargado de motivos para salir huyendo.

Me fui”                                         “No + llorar

Portada del sencillo       

.     **NA: Publicado originalmente el 11 de Abril de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad

Esperanza

Etiquetas

, , , , ,

Finalmente todo se tuerce

se retuerce en el inconsciente

en la vida diaria

en el devenir de los días

en el angosto espacio

 

Turbado por no conseguir

lo anhelado en el inhóspito

santuario de tu recuerdo

 

Unidad inseparable que es

tu imagen y mi dolor

por no alcanzarla

 

Quizás algún día la frustración

se convierta en jolgorio y alegría,

sea el delirio por tu vuelta

tu presencia detenida.

 

Quizás todo sea fantasía

y nada exista, pero en tanto

yo espero tu regreso, pues

nunca hubo despedida.

 

 

.     *Presunto Implicados nos cantan su paciente espera hasta que el amado sienta lo mismo, que haya una llegada o regreso, aunque quizás nunca hubo marcha.

Esperaré

.

     **NA: Publicado originalmente el 23 de Marzo de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad

Lo que haría…

Etiquetas

, , , , , , , ,

Mil veces me pregunto qué haría para que te marcharas, y mil más me pregunto qué haría para que volvieras conmigo. Que haría para no sentirme perdida desde tu partida, desde que dejamos de pasear por las plazas y calles que fueron testigo de cuanto te quería. Y qué daría por no tener que evitar esos lugares para no sentirme así cada día. Sigo la ruta de la herida en mi piel para convencerme de que debo olvidarte. Y reflexionar nunca se me dio bien, siempre fui más de actuar, quizás por eso no encuentro respuesta a esa insistente pregunta que resuena en mi conciencia, que trastornada, se convierte en inconsciencia porque ya no estás. Hago mil cosas en las horas del día, las hago sin necesidad muchas de las veces, para no pensar ni imaginar cómo sería ese día si tú aún siguieras en mi vida, y cuando avanza el día creo haberlo superado, y contenta me decido a afrontar nuevos retos sin que tú me hagas daño. Daño, esa palabra que tú no sabes  que va unida eternamente a ti, esa palabra que sólo con pensarla produce el efecto de lo que describe, ese mal que hace, deterioro de la persona física y psíquica. Nunca me pusiste un dedo violento encima, pero tengo el cuerpo molido como si una tunda de palos me hubieses asestado. Esa palabra, daño, es sinónimo de tu recuerdo, es llanto cuando cae la noche y mi cama está desierta de tu cuerpo. Esa palabra, es la humillación y el ahogo, el perjuicio y la pérdida de juicio, y por mi cabeza pasa quitarme la vida, arrastrarme y pedirte y suplicarte el regreso para no sentirme perdida. Y por eso, busco en mil cuerpos el olvido, y procuro llegar rendida a ese momento nocturno de entrar en el dormitorio, el lugar en el que nos amamos tanto, pensando que así, tú no vendrás a mi encuentro. Y me equivoco, en cuanto entro en el cuarto, apareces en toda tu esencia y me digo que no lo aguanto, y ese momento no sé lo que haría… Todo lo que ha quedado es daño, que es más de lo que tuvimos. Lo que tuvimos me digo, y me pregunto qué tuvimos…  y salgo del cuarto para no sentir la palabra que se torna en pérdida y calamidad y molestia. Procuro olvidarte pero la cabeza no me deja, insiste en condenarme a una depresión, que empuja a la locura y a la desesperación. Necesito salir en busca de aire, aire nuevo que me de respuesta a lo que haría para no sentirme perdida, para no sentir la desdicha.

 

 

 

.     *Javiera Parra y los Imposibles, nos dejan esta versión de la canción de Manuel Alejandro para Hernaldo Zuñiga, que se convertiría en un clásico, y que me sirve para relatar ese sentimiento de vacío que nos hace pensar que haríamos cualquier cosa por el regreso del que ya no está, aunque el poso que haya quedado sea el daño…

Procuro olvidarte

.     **NA: Publicado originalmente el 18 de Abril de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad

Promesas nómadas

Etiquetas

, , , , , , ,

Nómadas han de ser los sentimientos que me decías tener, nómadas que cambiaron de lugar, debió parecerles el paisaje árido y seco, buscaron otro paraje, quizá menos yermo a tus ojos. Todas mis palabras fueron estériles, no consiguieron fecundar tus emociones y te marchas como si fuese yo el desierto, cuando es tu corazón quien no deja crecer nada de lo que intento. Todas tus promesas de amor eterno son baldías como gritos en el silencio, me las dijiste y hoy huyes con el viento. No digo que fuesen mentiras ni falsedades o engaños e imposturas, sólo no concibo que mis ternuras de ayer te quemen como fuego, me dices que todo está arrasado y que nada germinará en los restos. Te resulto tedioso y molesto, y cada palabra que te dirijo me la reprochas como si de agresiones se tratasen, no te pido cuentas, sólo no entiendo aquellas promesas de cariño rotas en este tiempo.

Nómadas tus sentimientos ahora me hacen Nómada en este momento, tengo que irme para no estar donde todo es tu recuerdo. Y el fastidio que me dices sentir por pedirte seguir me produce recelo, me conmociona no entender qué te hizo caer en la desidia y marchar a la deriva en busca de una salida en la que no esté yo, quedando lejos y apartado, en dunas que me confundan con el horizonte. Mar de arena en los que se hunden mis pies y el viento me lanza a los ojos para no dejarme ver tu huída y tu marcha, tu fuga, con tus promesas que ya no valen nada, y te las llevas para dárselas a otro, oídos nuevos a los que regalar ilusiones y ensueños, a los que deslumbrar con tus palabras candorosas de amores perpetuos, que luego se diluyen en el tiempo, frases vacías que destrocen otro cuerpo que en Nómada se convertirá cuando también en él todo quede desierto. Y ahora soy yo el que te dice que no te has de preocupar, te prometo que no te voy a acosar, prometo olvidarte y tu nombre no nombrar, saliendo de este encierro donde te grito; -“nada has de temer”-.

Me dedicaré a ser feliz. Tu voz no la volveré a oír, no caeré en el fracaso de llamarte con fingidas necesidades. Ya ves, soy yo el que ahora te devuelve promesas que no valen nada, de qué sirve que te diga que pasaré página. No hay recuerdo que se tape con palabras huecas que no significan nada, sólo sonidos que llevar a tus oídos para tranquilizarte. Pero como así lo quieres yo te haré las promesas que necesitas escuchar, aunque mi boca no las diga convencida de nada.

 

 

 

.     *La canción de Los piratas nos habla de promesas que poco valen, para acompañar las volubles y huecas promesas del texto.

Promesas que no valen nada

.     **NA: Publicado originalmente el 1 de Marzo de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad