Etiquetas

, , , , , , ,

Nos gastamos algo de dinero del ahorrado para las vacaciones en ir aquel fin de semana al festival en el que tocaría nuestro grupo preferido. Se nos presentaba un viaje excitante, nunca habíamos salido de nuestro pueblo, ese verano sería el primero y por eso no dejábamos de engordar la hucha con la ilusión de un gran viaje lo más alejado posible. Cuando surgió la posibilidad de ir a escuchar a nuestros ídolos musicales no nos pudimos resistir a esquilmar los ahorros y que nuestro gran viaje veraniego se quedase en algo menos ambicioso y se tornase en algo más doméstico, quizás nos diese para llegar a la playa, pero valía la pena el cambio. Salimos del pueblo en autobús, cargados con las mochilas y la tienda de campaña, aún ninguno de los cuatro teníamos permiso de conducir, era todo tan especial, por primera vez nos dejaban viajar a solas, lo que hacía que tuviésemos los nervios a flor de piel y haciéndonos destilar por cada poro. Nos esperaba una aventura, nuestra primera aventura. Cuatro amigos “pueblerinos festivaleros” nos parecía algo rompedor, nadie en el pueblo lo había hecho, seríamos la envidia de muchos de nuestro conocidos y amigos.

Aún puedo oír hoy los truenos y el repiqueteo de la tormenta que nos arruinó la actuación del grupo por el que habíamos viajado. El cielo se oscureció en unos minutos, el aire comenzó a levantarse y con rapidez se convirtió en ventolera y vendaval, y en unos instantes, los primeros rugidos del cielo nos alertaron de lo peor, y así fue, como por arte de magia, visto y no visto, el cielo se nos caía encima en forma de torrente, todo el mundo corrió en busca de cobijo, nosotros conseguimos llegar a la zona de tiendas y ponernos a resguardo, no antes de llegar calados hasta los huesos. No dejó de llover en un par de horas, con tal fuerza que decidieron suspender la actuación. Nuestro primer pensamiento fue de desilusión y frustración, pensando que el dinero gastado había sido un error puesto que al final no habíamos podido ver a nuestro grupo preferido en acción, pero enseguida vimos el lado positivo, esto sucedió el último día del festival y a pocas horas del cierre, habíamos disfrutado casi tres días completos y eso ya nos había dado grandes satisfacciones y disfrute, y teníamos muchas cosas que contar a nuestro regreso.

 

 

 

.     *Para completar el texto añadimos la música de Love of Lesbian con su “Club de fans de John Boy” que en su esencia festivalera y de concierto encaja con lo narrado.

Club de fans de John Boy

 

.     **Nota: Para potenciar la creatividad hay un ejercicio que es hacer frases con palabras que empiecen por letras cogidas al azar. En un breve curso creativo que hice se realizó ese ejercicio. Esta vez eran un par de frases a inventar, nos dieron ocho letras en dos grupos de cuatro, después se pedía escribir un breve relato en el que esas frases formasen parte de él. El resultado fue el texto que leíste antes.

Las letras y las frases:

N G A D ; Nos Gastamos Algo de Dinero

P O H T ;  Puedo Oír Hoy los Truenos

Anuncios