Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Cuando llegó, hacía bastantes años que no sabía de ella, éramos de esos amigos que se ven sólo de copas, y la fuerza de la costumbre y la repetición y el encuentro fortuito o no buscado hace que te vayas creando un lazo de amistad lejana, más de vista que de sentimiento, más visualizada que sentida. Todo empieza con la presentación por medio de un amigo común y continúa con leves saludos, con gestos y miradas alejadas, breves movimientos de cabeza y sonrisa livianas, y poco a poco eso da paso a conversaciones cortas en la barra cuando se coincide allí por la necesidad de pedir una consumición, y sin posibilidad de escape, y después  otros días los saludos son más largos y efusivos y las barreras de cortesía se van limando y se convierten en confidencias y risas, y ya los contactos no se producen en la barra o en la distancia si no que hay un acercamiento al lugar donde está el otro, y parece que se llega  a una complicidad que se transforma en afecto y poco a poco aparece la atracción física, esa que hasta el momento no había sido el motivo de relación, y surge lo inesperado, una noche larga, sin darse uno cuenta aparece el deseo y los besos se abren camino entre el humo del local, rodeados de gentes que ya no importan, y de música que se oye pero no se escucha, se transforma el entorno en un lugar en el que se flota ajeno a lo que sucede alrededor y los ojos se cierran y el aire se vicia de vicio, hasta que encienden las luces y hay que iniciar la marcha a otro sitio donde poder aplacar la calentura y ardor y lascivia, encendidos y difíciles de apagar, y es cuando ofrece su casa y todo se inunda de prisa y urgencia y celeridad, y de cierta inseguridad, no es un ducho amante, no ha tenido tantas experiencias que le den cierta solvencia en las distancias finales que no le generen dudas del éxito al término de la noche, pero se lanza y va, y tardan en llegar y se enfría la situación, y parece que todo acaba, pero de las cenizas queda un rescoldo y cuando se quedan solos ella pone música y se mecen con ella y resurge el calor aplazado y la pasión urge de nuevo al encuentro, los besos, las caricias y finalmente el sexo, mundano y  enérgico, toda una combustión entre los dos.

Y llega de nuevo después de haber desaparecido, y me veo a su lado tanto tiempo después de aquella noche sin fin en la que fuimos amantes y en la despedida me dijo; -hasta pronto, nos veremos por ahí-, y no fue así, no nos vimos por ahí. Han pasado los años y aparece ahora como renacida, me cuenta que vivió fuera que lo estuvo haciendo en una isla, y que volvió a la ciudad hace poco, que quedemos, que salgamos por ahí, y yo tonto caigo otra vez, quizás ansiando repetir lo vivido al son de aquella canción de Bosé que puso en su casa la noche que fuimos uno y no dos, que rodamos por su salón, desnudos y sin pudor, y le hago caso y salimos y tomamos y nos divertimos y vuelve a llevarme a su casa que ya no es aquella casa, es otra diferente, en otro lugar, y los recuerdos no me invaden como creía y esperaba al entrar, hasta que pone otra vez “Te amaré” y todo el recuerdo se viene encima, y me pregunto qué pretende de mí y no lo logro entender, pero me dejo querer y hacemos el amor otra vez, y me dice que he mejorado con los años que lo ha pasado muy bien, que hoy fue mejor que ayer, pero los dos sabemos que aun siendo peor aquello queda como mejor, lo de ayer está en la memoria, y lo que está allí como primera vez está idealizado y no se puede competir con ello, aunque lo de hoy nos parezca mucho mejor con el paso de los días entendemos que aquello perdurará más que lo nuevo, que lo de hoy, que lo de este momento, que quizás con tiempo, con mucho tiempo sustituya a ese primer recuerdo, y pensando en esto, que podría suceder si se repite una y otra vez, despierto de golpe del ensueño al encontrarme que ya no está, que varios días después se ha vuelto a perder.

 

 

.     *Hoy con la música de Love of lesbian y su primera combustión como la del protagonista, y la de un jovencísimo Bosé cuya canción forma parte del texto.

Te amaré”                                        “Mi primera combustión

  

.     **NA: Publicado originalmente el 15 de Febrero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad, algo modificado el texto y el título.

Anuncios