Etiquetas

, , , , , , , , ,

Aparta esas penas que no son suyas, las de ella, si no de otro que se las acerca y quiere compartirlas, y se las carga y ella se revela y no las asume, quiere librarse de tipos que le asedian con sus agobios y tristezas, ella busca la libertad, bastante tuvo con aquel tipo que coartaba su vida, sus salidas, su forma de vestir y hasta sus amigas, que le imponía el largo de la falda y del escote, de esos tipos huye como si de una plaga se tratase, corre rauda para escapar de hombres que no aceptan su autonomía y quieren decidir por ella. Creía haberse liberado de todos esos y ahora llega él y descarga todas sus flaquezas sobre su persona, y después de cada discusión y ruptura dice que cambiará, y luego vuelve a ser lo mismo, y comienza otra batería de sospechas y recelos y dudas, que le llevan al cabreo y enfado, y de nuevo la pelea, y los celos y suspicacias emponzoñan todo. Ella quiere librarse de los fardos de sentimientos oscuros que le imponen, que no son suyos y no los quiere portar, uno solo desea ir ligero por la vida y con lo que nos cuesta desprendernos de nuestras miserias no estamos dispuestos a llevar las de otros que nos agobian y nos hunden, nos deprimen y angustian y ella lucha a brazo partido por su liberación, le dice no y mil veces no, y sale en busca de aire fresco, de aire limpio de tanta acritud. Todo lo que vio en él se desmorona día a día, sólo reconoce en su rostro una mirada sucia y fría donde antes había una transparente y cálida, hoy sus palabras acariciadoras han desaparecido y solo hay ásperas y cortantes, el idilio se convirtió en pesadilla y en llamadas hostigadoras, en llanto tras el teléfono, en promesas incumplidas. Se ahuyenta de los castigadores y verdugos, de los maltratadores sicológicos y físicos, de los que la empequeñecen y disminuyen y no acepta chulos que dirijan su vida, se quiere alejar de él que la asusta con su ignominia y constante humillación, rechaza ese dolor que la quiere causar con lo que él llama amor, supurante de odio y malevolencia y no de cariño y afecto y atenciones que prometía con sus besos y sus manos, esas que la rozaban con mimos y ahora aprietan sus brazos, y quiere zafarse del acoso y escapar de ese yugo que la ahoga y en que teme se conviertan sus dedos y no solo opriman para darle miedo si no que no se paren y acaben con ella. Y aparta toda sumisión y evita llevar ese peso que no es suyo que es de otro, y lo que teme es que venga uno nuevo que le quiera colocar su mezquindad y necedad con la que frustre sus deseos de encontrar a alguien con quien compartir y no de quien recibir sólo quebrantos y menosprecios, y se ensombrece su mirada pues le cae el desaliento y la duda de si será posible encontrar la felicidad, esa que le aparece esquiva entorno a los sentimientos, y sale en busca de aire que respirar.

 

 

.     *Amaral y Bebe nos traen estas canciones de mujeres que muestran la necesidad de salir, gritar y encontrar la liberación, sirviéndonos como banda sonora ideal al texto de hoy.

Salir corriendo”                                 “Ella

 

.     **NA: Publicado originalmente el 9 de Febrero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

Anuncios