Etiquetas

, , , , , ,

Estoy en un bar que se convierte en el refugio del desamor, del fracaso sentimental. El alcohol me nubla la mente, me cataliza esas lágrimas que nos cuesta tanto que florezcan cuando nuestro estado anímico se mueve entre el amor y el odio, entre la incomprensión y la incredulidad.
El abandono sea deseado, provocado o sufrido nos lleva a la desesperación y toda la melancolía nos aborda de golpe, nos flagelamos con los recuerdos que nos ahogan, que nos hacen un nudo en la garganta que no nos deja gritar, nos sumimos en un letargo, en una levitación de la conciencia sobre lo que nos rodea, perdemos el equilibrio mental y corporal y caemos en un estado físico decrépito. Estoy en el bar apoyando la cabeza sobre la mesa, me quiero levantar y no puedo, solo veo un fondo borroso y nublado, la bebida y el líquido salado de mis ojos no me dejan ver el futuro que me espera, o mejor dicho sí que lo dejan ver, pero distorsionado, herrumbroso sin tu brújula que a tan buenos lugares me llevaron, que enderezaron un rumbo que llevaba derroteros peligrosos y ahora vuelven a encontrar escollos que sin duda no sé si sabré bordear. Me levanto como puedo y tambaleante salgo y no sé como llego a casa, caigo en una cama que me recibe fría sin ti, ¿qué pasó? me pregunto, qué errores nos hicieron odiarnos hasta no aguantarnos, hasta no poder ser amigos, hasta desear el olvido.

 

 

.     *Hoy acompañan al texto canciones de Maná y Los Rodríguez, lamentos sentimentales en bares donde nos refugiamos para pasar el trance empapados en alcohol.

Clavado en un bar”                        “La copa rota

 

 

.     **NA: Publicado originalmente el 19 de Enero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

Anuncios