Etiquetas

, , , , ,

En la desazón estúpida de este instante reconozco que te amé, ya no te amo, reconozco mi desesperación al no llamarme, reconozco que me enamoré sin tu permiso, nunca me lo pediste, y cuando te lo dije, me dejaste sin ni siquiera una nota al despertar.
Del amor al odio no hay nada, y yo te amé como muchos han debido amar, pero ahora te odio como nadie más puede odiar. Te fuiste sin importarte qué me podía pasar, sin llamadas que hiciesen comprender esta nueva realidad, sin un latido que me avisase que nunca contarías conmigo más.
Te odio por dejar en mi cabeza mil historias que recordar, por no llevarte tus maletas que me recuerdan que sigues ahí, y que me hacen hacerte resucitar, y volver a recordar el instante cuando pasado tiempo me dijiste que esto fue un error, que no hubo nada entre los dos, que fueron divertimentos que es mejor olvidar, que cada uno debe seguir su vida y no mirar atrás, y yo grité, si te empeñas me voy, te juro que me voy, sin entender que no hacía falta, que ya estabas lejos, y entonces te odio, te vuelvo a odiar, como en ese despertar en el que ya no estabas y sería para nunca más. Te odio cuando pienso que te quise como a nadie más, te odio de pensar que ya no podré amar. Te odio porque no quiero odiar, y sin embargo este sentimiento me aplasta hasta no dejarme respirar. Mi cabeza y mi corazón van a estallar de sentir que te amé y te odio a la par, de sentir que en algún momento puedes aparecer y entonces quizás ya no sepa si odiar o amar, si perdonarte y volver a empezar.
Por eso te odio.

.

.

.     *Los seis días nos cantan un sentimiento que resulta duro escuchar y que deberíamos conseguir desterrar de la vida.

Te Odio”                     “Hazme lo que quieras

 

.     **NA: Publicado originalmente el 20 de Enero de 2012. Hoy recibe una segunda oportunidad.

Anuncios