Etiquetas

, , , , , , ,

Uff, qué gusto sería estar cada día

con la sonrisa bobalicona

que nos dejan los orgasmos…

Qué gusto sería al menos

que fuesen en días alternos,

qué gusto sería encontrar

ese placer una vez a la semana,

o ya una al mes,

o que en el año digamos una vez ¡qué placer!,

o que al cabo del lustro

consigamos un orgasmo cotidiano

y lo recordemos como aquel caso memorable…

Qué gusto sería encontrarle el gusto a la vida.

.

.

.    *¡Aleluya! gritaría el pesimista si encontrase ese gusto huidizo, como ya nos canta Aute; Sombras sobre luces/en la clara oscuridad/de este mundo absurdo/ que no sabe a dónde va.

.

Aleluya Nº1

Aute - diálogo de rodrigo y gimena

.

.     **NA: El poema resultó (prosado) como comentario a una entrada “Pequeños orgasmos” del blog de Borgeano, allí le decía aquellas palabras y esto otro; -Muy de acuerdo contigo, en que debemos exprimir y disfrutar cada instante de la vida para sacarle el jugo placentero, pero hoy me surgió la negrura existencial.

Anuncios