Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

En el blog “el bic naranja”, su autor Fernando Vicente, los viernes propone un ejercicio de creatividad, mostrando un vídeo o una foto para que cada uno desarrolle y cuente la historia que le sugiera ese elemento; catalizador y detonante. Me traigo aquí mi aportación que hice allí a vuela pluma sobre la foto de Gregory Crewdson.

CREWD-2001-ed.-10-Untitled-Ophelia-1024x817

Inerte.

Después de la inundación quedó el cadáver solitario, anegado todo, sólo flotaba aquel cuerpo de mirada perdida, ya perdida antes del trágico final. La convivencia se había hecho insoportable con esas aguas crecientes bajo los pies, cada día el salón más y más impracticable. Tanta lágrima diaria lo estaba anegando todo, poco a poco, conversación a conversación, desencuentro a desencuentro, siempre suaves, sin voces, sin gritos, sólo palabras dulcemente hirientes, en tono comedido, anodinas palabras que agrietaban lo poco que iba quedando del edificio común, menos común cada día. La humedad fue calando los huesos primero y el alma después cuando fue avanzando más y más. No se querían dar cuenta que el frío penetraba en los cuerpos y que quizás eran ellos los culpables de esas frías aguas. Sólo fingían que no sentían esa frialdad para no darse calor o salir a buscarlo. No se dieron cuenta hasta ser demasiado tarde.

.

.

.     *Hay veces que se escapa la vida en la cotidianeidad del desencuentro y se es consciente demasiado tarde para que haya otra oportunidad dentro o fuera, y queda el cuerpo inerte sólo como estela de los planes buenos, como canta Xoel López (Deluxe).

Es verdad

deluxe-reconstruccion

.     **NA: En estos días poco productivos en la escritura para publicar sólo me queda el impulso inmediato.

Anuncios