Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Estoy cenando, de fondo escucho el telediario y de vez en cuando echo un vistazo a las imágenes. Llegan las noticas de algunos estrenos de cine para ese fin de semana, es viernes y es el día elegido habitualmente para hacerlo, las novedades siempre llegar los viernes a las salas. La reseña, es breve, y fugaz, pero entre las tres o cuatro películas que han nombrado, una de ellas me ha llamado la atención, no por su título en sí; Shirley: Visiones de una realidad, que no me dice nada, sí no por la pincelada escuchada sobre su argumento y temática, eso es lo que me ha hecho reparar en ella. Según parece, la película recrea la vida de una mujer, nada extraordinario en un principio, pero para ello el autor de la cinta lo hace utilizando el mundo y la estética salidos de los pinceles de Edward Hopper en sus cuadros, dando una continuación lineal a esos cuadros como si fuesen fotografías de momentos de la vida de esa mujer.

Entonces me doy cuenta, más si cabe, de lo poco original que es mi escritura, de lo difícil que es conseguir escribir sobre algo diferente. Me doy cuenta de que todos vamos a beber de los mismos sitios, de los lugares en donde dejaron su impronta los verdaderos genios. Aun intentando que sin ser muy novedosos los relatos, -soy un mero aficionado-, se plasme en ellos una visión propia, hay días en que uno se da cuenta que quizás ni eso lo consigue. Enseguida asumo lo trillado que está todo y lo sencillo que es caer en los lugares comunes, ya visitados por otros en el pasado y que sin duda serán visitados por otra gente en el futuro.

Que las pinturas de Hopper ya habían servido de inspiración a muchos artistas del cine y la fotografía ya lo sabía, y supongo que de la escritura también. Eso no impidió que tras ver una buena exposición con gran parte de su obra, despertase en mí la necesidad de utilizar aquellas imágenes y de contar la vida de esas mujeres que aparecían en las telas y acuarelas o quizás fue al contrario y las mujeres de mi interior encontraron en las situaciones de aquellos cuadros la visualización perfecta de unos estados de ánimo que no terminaban de expresar por completo mis palabras y que servían para culminar y complementar esos relatos, esas historias intimistas de mujeres desencantadas, nostálgicas, melancólicas y tristes que en ese momento eran las que habitaban en mí y que mi imaginación desarrollaba, no con una premeditación si no como un impulso simple de escritura, de contar la vida de mujeres con unos estados de carencia afectiva propia y de otros. Y así fueron saliendo uno tras otro los ocho relatos; -“Con la mirada de Hopper”-. La fuerza de los cuadros del pintor daba brillo a unos textos que intentaban explicar algo que en un vistazo a sus pinturas ya lo decían todo.

En este caso en particular, entre la película y mis relatos, lo que más me llama la atención es que tanto este cineasta como yo hayamos coincidido en dar vida a esa mujeres de Hopper casi a la vez, sin saber las intenciones uno del otro.

 

 

*La banda sonora hoy nos la trae; Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán, que solo piensan en ella, en pintar su retrato, que se antoja difícil y complejo, como lo es escudriñar la complejidad de las mujeres de Hopper.

Sólo pienso en ti

Canovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán - Señora azul

 

**NA: Con la Mirada de Hopper, es una serie de relatos intimistas, de soledades y frágiles estados de ánimo. Una mujer que queda reflejada en los cuadros de Edward Hopper. Si bien no son una obra maestra, os los dejo aquí todos juntos, por si queréis echar un rato de lectura veraniega. Esta vez os adjunto algunos de los cuadros relacionados con los relatos para facilitar esa visualización pretendida.

Con la mirada de Hopper.                      Con la mirada de Hopper (2ª parte).

Automat, 1927                            Nighthawks, 1942

Con la mirada de Hopper (3ª parte).       Con la mirada de Hopper (4ª parte).

Morning Sun, 1952                Morning in a CitySummer Interior, 1909

Con la mirada de Hopper (5ª parte).       Con la mirada de Hopper (6ª parte).

Chair Car, 1965                            Sheridan Theatre, 1937

Con la mirada de Hopper (7ª parte).       Con la mirada de Hopper (8º parte).

Woman in the Sun, 1961                            Stairway at 48 rue de Lille Paris - Edward Hopper

Más cuadros de Edward Hopper aquí.

Anuncios