Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

-¡¡Joooddderrr!!

—-

-Tú no pongas el intermitente.

—-

—-

-¡¡Haala!! No me dejes pasar, no vaya a ser que pierdas dos segundos para llegar a tu destino.

—-

—-

-¡¡¡Vaaamos ya!!! Parece que te dieron el carnet en una tómbola, llevas todito el trayecto dando tumbos.

—-

-Y el otro comiéndome el culo, ¡qué pesao!

—-

-Pues me he equivocado, es pesada. Si es que sois la hostia, tenía que imaginarme que era tía, esa conducción tan agresiva ahora es a quién más se la veo.

—-

—-

—-

-¡¡Veeengaa!! El macarra de turno, ¿pero qué prisa tienes chico, no ves que está atascado y no sirve de nada hacer sonar el claxon?

—-

—-

—-

-¡¡Toma frenazo!!  Taxista tenías que ser, ¡¡vaya un gremio!!

—-

-Pero bueno, es que no entiendo nada, sois los profesionales del volante, como os gusta llamaros y la mayoría debería pasar por un cursillo de conducción, ni intermitentes ni facilitar la conducción a los demás, vosotros a lo vuestro. Eso sí que no falte la Cope.

—-

-Me tienen quemado hoy los taxistas, mira que tiene espacio de sobra libre en la zona de aparcamiento y tiene que quedarse en doble fila a cargar las maletas.

—-

—-

—-

-Pero tío, que no cabes entre esos dos coches, al final te hostias. Luego dicen que hay que tener cuidado con las motos que son los más frágiles, pero como no vamos a tirarles si te aparecen por cualquier lado y avanzan constantemente entre coches por la línea divisoria de los carriles y así no hay quién los vea. Deberían ser más prudentes en su conducción, y no unos “lagartijas” constantemente.

—-

—-

—-

-Ya estamos,  el listo de la clase colándose. Me cago en “Ros”, quién llevase un todoterreno para ponerte en tu sitio.

—-

-El que faltaba, el autobusero “arramplando con la blasa”, ¡Madre de dios!, es que o te andas con mil ojos o estos te llevan por delante.

—-

-Pero cojones, ¿dónde vas? Tú no mires si hay alguien en el otro carril.

—-

—-

-¡Vaya maldito día de tráfico!

—-

—-

-El semáforo en verde hace rato y aún no avanzamos, vaya unos lentorros para reanudar la marcha

—-

-Todavía no entiendo a la gente que en cada semáforo que paramos pone el freno de mano.  Y si al menos estuviesen pendientes, pues se anticipaban y lo quitaban para salir rápido, y todo perfecto para todos, para su manía y para la fluidez del tráfico, pero no, ellos tranquilamente cuando han visto salir al que tienen delante, es cuando comienzan a quitar el freno, meter primera y salir, eso sí ahora ve que el semáforo se pone en ámbar y acelera a tope. Ea!!  Él consigue pasar el semáforo ya en rojo y yo me quedó a chuparme otra vez el semáforo.

—-

—-

—-

-Hay que joderse que no pone el intermitente hasta que está girando, ¡madre mía!, buena falta hace una campaña en la tele de concienciar con el tema de intermitentes, que no se ponen cuando haces la maniobra, que se ponen para avisar con tiempo y antelación de que vas a realizarla.

—-

—-

-¡¡Viva la Pepa!!. Aquí, en doble fila a sacar “pasta” del cajero.

—-

—-

-Ja, ja, y los Municipales también en doble fila desayunando en el bar, ahí está, ¡dando buen ejemplo!.

—-

—-

—-

-¡¡Cuatro calles!!, ya me llevas a diez por hora por cuatro calles, no te he metido prisa y he sido respetuoso, pero esto ya clama al cielo, y veo que la que no tiene respeto por los demás eres tú, no puedes llevarnos a seis coches, “en comandita” como vamos por todo el barrio a esta velocidad, porque tú no encuentres sitio para aparcar.

—-

-¡¡Qué cabrona!! Ahora que le adelanto por su paso de tortuga, va y me da las largas…  ¡Yo flipo!… Ja, ja, se ha cerrado el semáforo, a ver qué hace ahora cuando se tenga que aproximar… anda, pero si se ha quedado parada a quince metros, caben tres coches entre ella y yo que soy el primero en el semáforo, ¿Que piensa que me bajaré a zumbarle? Quizás ella sí que lo haría. Qué veo!! Me está diciendo con el dedo en la sien que estoy loco, una señora de casi 60 tacos haciendo el macarra y acusándome de imprudencia… cuando ella es la que está jodiendo el tráfico. No dejo de alucinar.

—-

—-

-Bueno, por fin llegué. Luego por la tarde a repetir la brega con el tráfico al volver a casa.

 

Fin

 

 

* El tráfico saca lo peor de cada uno de nosotros y a veces quisiéramos llevar un camión, no para ser feliz como nos canta Loquillo, pero si para poner a algunos en su sitio…

*NA: Si de por sí, no es que este lugar tenga gran valor literario, hoy ni siquiera lo intenta esta entrada, entiéndase lo leído como el relato de una ofuscación sobre ruedas. No me lo tengais demasiado en cuenta.

Quiero un camión

Loquillo - A por elllos que son pocos y cobardes

Anuncios