Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Siempre estas fechas me fueron raras, el sentimiento religioso nunca me empujó a celebrarlas con pasión, no me llegaba ese espíritu de celebración fraternal por el nacimiento de un ser excepcional, según nos han querido transmitir durante siglos. Este año ha cambiado todo, pero sólo por un hecho a nivel personal; desde este año, cada noche del 24 al 25 de Diciembre será especial, será de alegría, pero también de recuerdo del dolor y del esfuerzo y de la gran emoción, esa que deja sin palabras y solo empuja a balbucear, y al final hay ahogo, y en la garganta surge tímido y callado el llanto.  A partir de ahora algunos de esos que celebran con entusiasmo un nacimiento tan lejano, cuando me vean celebrar creerán que mi celebración es cómo la suya, pero no es así.

Hoy he podido hacer un breve alto en la locura de estos días difíciles, y quería ser optimista por todo lo bueno que a mí me ha llegado en estas últimas fechas, pero mi deseo de bonanza no quiere ser un deseo egoísta, no es solo un deseo para mí; mi deseo siempre será para el bienestar de todos, y eso, eso no lo veo en estos tiempos ni en los cercanos venideros. Hace un año escribí en estas mismas fechas un poema, y lo que más me entristece es que ha pasado un año y sigue igual de vigente o quizás más aun, por eso invito a su lectura como si fuese la entrada de hoy, porque igual que ese día, hoy… Pediría un deseo“.

 

*Vuelvo a traer la fuerza de esta canción de Silvio Rodríguez que acompañó a aquel poema por si no quieres visitar aquella entrada, pero como es imprescindible para mi, no quisiera que te la perdieras -la canción-, puesto que describe perfectamente mi deseo para todo el mundo; un mejor Mundo, y que el año que viene nos llegue un Rabo de Nube. Feliz 2014.

Rabo de Nube

Silvio Rodriguez- Rabo de nube

Anuncios