Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Esto que te escribo, te cuento y te digo, esto que me contestas, me llega y recibo, es un susurro en el oído, un susurro a veces grato y placentero, a veces punzante y doloroso, pero tanto el dulce como el oneroso, se paladean un segundo y en el tiempo se diluyen. Unas veces y otras con el corazón en la garganta y una lágrima cayendo al pecho. Unas feliz de haber sentido, otras triste por lo dolido del mensaje breve y volátil recibido. Hoy ya casi no percibo el susurro, echo en falta tu murmullo, hoy sin tu arrullo lejano, hace poco tan cercano a mis adentros, y ahora me corroe la desdicha por dentro, siento que desapareces del horizonte, y percibo sólo silencio, agudizo pero no oigo el bisbiseo traído por el viento, las palabras susurradas no me llegan, lo lamento.

 

     *En el poema prosado, como en la canción de Silvio, el silencio se apodera de nosotros y ya no llegan las voces ni las palabras, llevándonos al lamento final.

Ángel para un final

Silvio Rodriguez - Tríptico 2

Anuncios