Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Siempre con reproches, quieres que cambie, pero no lo entiendo, me conociste así, con mis despistes y mis dislates. Desde niño me viene esta forma de ser, toda la vida estuve un poco ensimismado. Fui algo etéreo, con mis pensamientos y ensueños, mi soledad, mis lecturas y juegos en solitario. Me pides que me centre, que así no voy a ninguna parte, pero tú no comprendes que es esencia de mí, que si extirpas algo ya no seré yo, lobotomizado me convertiría en un vegetal, sería cesar antes de tiempo, y eso lo tenía previsto con más de 70, pero no por debajo de los 30. Y no estoy dispuesto a renunciar por ti, si insistes deberé partir, no hay elección no puedo subsistir, si me vetas me puedo morir y no quiero vivir como zombi sin sentir.  La vida con renuncias deja de ser vida plena, frustrar a sabiendas vivencias es renunciar a la existencia.

No puedes pedir que abandone una parte de mí por estar junto a ti. Me estás intentando domar como a un animal, y tienes que concebir que soy adulto para elegir, para tomar mis decisiones, y cuando me dices lo que debo hacer, decir, y como estar, me ahogas y me anulas, y no lo voy a aguantar. Lo intenté, procuré no ser inflexible, y por un momento llegué a pensar que era culpable de que lo nuestro se enquistase, que la relación se fuese bacheando como un camino destartalado y sin destino, que lo que hace es sobresaltarnos a cada paso, en cada salida, haciendo del viaje un martirio en vez de una delicia.

Quieres que deje a mis amigos de antes, que traicione de donde vengo y que comience desde cero, como un androide, sin recuerdos y sin sentimientos. Me dices que si sigo por mi senda me equivocaré y no elegiré el mejor destino, que tú me guiarás y que sabrás llevarme por el buen camino, y me sonrío, pensando que me hablas como un Gurú  que intentase dominar mi discernimiento, y casi lo consigues, pero desperté a tiempo para darme cuenta de que ese no era yo. No sería el yo que conocí desde pequeño.

Tus desplantes a mis esfuerzos por amoldarme me dejan perplejo, no te sirven, siempre quieres más y te lo avisé, ya no puedo más, seguramente exploraré en otra parte una nueva opción que me aleje de tu sinrazón. Si no te gusta como soy, deja de enjuiciarme y mira a otro lado para buscar, quizás encuentres una persona que puedas malear. Te doy una oportunidad  para que entiendas que eres tú quién debe cambiar, que no puedes a todos manejar y a tu antojo modificar. Déjate llevar, tanto control te va hacer mal. Vive y disfruta, si no al final te vas a asfixiar. No vives la vida con la alegría debida, siempre pensando en lo que digan. Despójate de todos tus corsés, si no te prometo que la próxima vez que vengas ya no estaré.

*Supersubmarina nos trae su potente grito contra la pareja que intenta cambiar al otro, al igual que en el texto el protagonista busca respirar y poder mantener su identidad.

Tecnicolor

Anuncios