Etiquetas

, , , , , ,

Hoy, con la cercanía del 15M, mi propuesta es de otro tipo de desafecto, es un grito contra el desafecto social, contra lo que estamos viviendo, es un grito a favor de lo público frente a lo privado, a favor de lo solidario frente al beneficio solo de la individualidad. Es una llamada en defensa de los desfavorecidos frente a los que tienen más, es una explicación que no todas las ideologías políticas son iguales, es decir que no todo vale, que los derechos sociales de igualdad se están desarraigando gravemente. Quiero denunciar y evitar que los que menos tienen no puedan tener una educación y una sanidad digna, con todos los medios y beneficios y no cercenadas por su falta de medios económicos. Que esta rabia cotidiana que me emerge en cada decisión de recortes sociales tenga una vía de escape, que sea un alarido de indignación por culpabilizarnos a los que menos tenemos de la situación económica en la que estamos, en la que solo somos números porcentuales en un libro de cuentas empresariales y gubernamentales.

Es la petición de igualdad de oportunidades y que estas no vengan devengadas por el nacimiento.

Y esto parece que solo lo piensa lo que se llama “la izquierda”, y por ello quisiera expresar mi idea de lo que realmente es la izquierda, que no es comunismo ni marxismo, que no es ser “perroflauta”, no es el deseo de la Nacionalización de todo, ni que el estado tutele absolutamente toda la sociedad, y que sí es, la ideología de lo social frente a lo individual, que el estado sea garante de la igualdad de oportunidades, sin extremismos.

Hoy recupero un post que publiqué en Colectivo44, (lacomunidad.el País.com), el 21 de Septiembre de 2011. Por aquel entonces hubo unas declaraciones de los dirigentes políticos de un partido, sobre lo que ellos estimaban que era un agravio a la clase media por parte del Gobierno que dirigía el país en ese momento y que quería subir los impuestos a los que más tenían, a las rentas más altas, (gravar a los que superaban los 700 mil €), y esas manifestaciones me llevaron a la perplejidad.

Aquí abajo vuelvo a recoger aquel post, cierto que el texto está anclado en la utopía y que luego hay muchas traiciones a este ideario de muchos que las enarbolan, pero no quiero desprenderme de esta utopía social.

“Ser de izquierda”

Hay un pensamiento erróneo que se debería desterrar.

Ser de izquierda no tiene que estar unido a la pobreza solamente, ser de izquierda quiere decir que los que no tienen puedan tener, y no tiene solo que ver con el dinero, tiene que ver con igualdad de oportunidades, tiene que ver con educación y sanidad universal.

Ser de izquierda no quiere decir que se deba repartir todos los bienes para todos, ser de izquierda quiere decir que todos debemos aportar parte de lo que tenemos (cada uno en base a lo que posee) para mejorar la vida de todos.

Ser de izquierda quiere decir que el egoísmo individual debe quedar al margen, ser de izquierda no quiere decir ser un parásito social, ser de izquierda no es donar todo lo que se tiene y se gana para los demás y uno vivir en la indigencia.

Ser de izquierda no quiere decir renunciar a los placeres de la vida, no es no poder disfrutar de la vida, ser de izquierda no tiene que ir unido al sufrimiento, no va unido a pasar la vida amargados y resentidos y sometidos a los caciques en todas sus dimensiones.

Ser de izquierda no es renunciar a la tecnología porque parece ser para la élite, no es tener que vestirse en los chinos, no es vetarnos las cosas caras. Ser de izquierda no es ser pobre.

Desterremos los tópicos de ser obrero igual a ser de izquierda, muchos obreros son de derecha, no olvidemos que muchos obreros que no han tenido nada y ahora tienen algo se convierten en los más conservadores y retrógrados para no perderlo, en vez de pensar que hay que seguir luchando para que los demás puedan progresar como ellos lo hicieron, pero yo me niego a dar ese paso a la derecha porque tenga más oportunidades que tuvieron mis padres, porque haya mejorado mi situación respecto de su estatus, aunque no haya conseguido llegar a la clase media que yo creía que sí, pero que según el PP tiene un valor de más de 700.000 €, y entonces me di cuenta que no.

Esencialmente, al margen de status sociales, ser de izquierda es apostar por leyes de igualdad social, de integración, de no discriminación, y de respeto en la convivencia con los demás.

Ser de izquierda es aspirar a un Mundo en el que quepamos todos y todos en una Sociedad de Bienestar.

**********************

     ***Disculparme por salirme en este post de la temática literaria del mismo. Pero la realidad es más lacerante que las ficciones recreadas habitualmente y necesitaba al llegar este Aniversario, una catarsis interna, desnudarme con mi ideario, aunque esto no es lo más aconsejable, por el posible sectarismo con el que ser juzgado. Se que muchos no estaréis de acuerdo con mis convicciones, si no, no existiría este post, sin embargo os respeto en la discrepancia pacífica.

*Silvio Rodríguez nos deja este grito de rabia al mundo, y yo como él quiero salir al bosque para aliviarme y buscar flores que traer al hogar, pero como él, al salir me encuentro un mundo que me hace volver cansado, triste de pena sin para amor, y necesito vestirme un alma nueva.

Días y Flores

Anuncios