Etiquetas

, , , , ,

Nómadas han de ser los sentimientos que me decías tener, nómadas que cambiaron de lugar, debió parecerles el paisaje árido y seco, buscaron otro paraje, quizás menos yermo a tus ojos. Todas mis palabras fueron estériles, no consiguieron fecundar tus emociones y te marchas como si fuese yo el desierto, cuando es tu corazón quien no deja crecer nada de lo que intento. Todas tus promesas de amor eterno son baldías, como gritos en el silencio, me las dijiste y hoy huyes con el viento. No digo que fuesen mentiras ni falsedades, o engaños e imposturas, sólo no concibo que mis ternuras de ayer, te quemen como fuego, me dices que todo está arrasado y que nada germinará en los restos. Te resulto tedioso y molesto, y cada palabra que te dirijo me la reprochas como si de agresiones se tratasen, no te pido cuentas, sólo no entiendo, aquellas promesas de cariño rotas en este tiempo.

Nómadas tus sentimientos, ahora me hacen Nómada en este momento, tengo que irme para no estar donde todo es tu recuerdo. Y el fastidio que me dices sentir por pedirte seguir me produce recelo, me conmociona no entender qué te hizo caer en la desidia, y marchar a la deriva, en busca de una salida, en la que no esté yo, quedando lejos y apartado, en dunas que me confundan con el horizonte. Mar de arena en los que se hunden mis pies, y el viento me lanza a los ojos para no dejarme ver, tu huída y tu marcha, tu fuga, y tus promesas que ya no valen nada, y te las llevas para dárselas a otro, oídos nuevos a los que regalar ilusiones y ensueños, a los que deslumbrar con tus palabras candorosas de amores perpetuos, que luego se diluyen en el tiempo, frases vacías que destrocen otro cuerpo, que en Nómada se convertirá cuando también en él, todo quede desierto. Y ahora soy yo el que te dice que no te has de preocupar, que te prometo no te voy a acosar, prometo olvidarte y tu nombre no nombrar, saliendo de este encierro, donde te grito que “ya nada has de temer”. Me dedicaré a ser feliz, y el aire que respiro sólo lo quiero para mí, me has hecho daño y no lo voy a compartir. Tu voz no la volveré a oír, no caeré en el fracaso de llamarte con fingidas necesidades. Y soy yo el que te devuelve promesas que no valen nada, de qué sirve que te diga que pasaré página. No hay recuerdo que se tape con palabras huecas que no significan nada, sólo sonidos que llevar a tus oídos para tranquilizarte. Pero si lo quieres yo te haré las promesas que necesitas escuchar, aunque mi boca no las diga convencida de nada, y haré que sean Nómadas hasta encontrar donde dejarlas.

*La canción de Los piratas nos habla de promesas que poco valen, para acompañar las volubles y huecas promesas del texto.

Promesas que no valen nada

Anuncios