Etiquetas

, , , ,

Cuando me dijiste que ya no me querías, todo se vino abajo, pero aprendí a guardar la compostura, muntuve el tipo y los pedazos de mi corazón los recogí uno a uno por si hacían falta para otra vez, no quise quedarme sin ellos, tu no vales que ande por el mundo sin corazón, eso sí te dejé un trocito dentro de tu bota para que te duela cuando estés con otra…

 

*Christina Rosenvinge nos da los “1000 pedazos” de su corazón recompuesto para seguir adelante.

Anuncios